Granados dice que hubo una campaña "paralela" para Aguirre en 2007 y 2011 con dinero de publicidad de la Comunidad

383419.1.644.368.20180212142352
Vídeo de la noticia
Actualizado 12/02/2018 15:15:31 CET

Dice que la dirigió Ignacio González aunque no aporta pruebas

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Granados responsabiliza a Aguirre y González de nombrar a altos cargos implicados en la trama Púnica

Cifuentes se defiende de las acusaciones: "No tengo absolutamente nada que ocultar"

El exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados ha asegurado este lunes que en los comicios autonómicos de 2007 y 2011 se llevó a cabo una campaña electoral "paralela" para la expresidenta regional Esperanza Aguirre fuera de la contabilidad legal del partido y que dirigió Ignacio González.

El presunto cabecilla de la trama Púnica ha dicho a preguntas de los medios de comunicación que es "consciente" de la existencia de esta "campaña de refuerzo" que se llevó al margen del ámbito regional del Partido Popular en Madrid y que se pagó a través de gastos de publicidad que se cargaban a empresas del ámbito de la Comunidad de Madrid.

Granados, que ha declarado durante tres horas ante el magistrado instructor de la causa en la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha asegurado que cuenta "la verdad" y que no ha traído documentación a su declaración en sede judicial porque cuando abandona un cargo público sale "con lo puesto". No obstante ha dicho que todo lo que ha explicado se puede corroborar "porque es verdad".

Sin embargo, fuentes presentes en el interrogatorio han asegurado que la versión que ha ofrecido en sede judicial el exdirigente 'popular' se basa en su intuición ya que a el no se le comunicaban todas las decisiones sobre las campañas electorales pese a ser el secretario general del partido en Madrid, porque quien de verdad tenía el control era Ignacio González.

El presunto cabecilla de la trama que se investiga en la Audiencia Nacional desde 2014 había solicitado declarar para desmontar "las graves acusaciones" que se han hecho contra su persona en los últimos tres años, la inmensa mayoría de ellas, ha dicho, "injustas y basadas en la nada".

"MI INTENCIÓN NO ES ACUSAR"

Por ello su intención no es acusar "a nadie de nada" sino fijar las responsabilidades en la toma de decisiones "de cada cual en cada caso concreto", ha dicho en referencia a Esperanza Aguirre e Ignacio González. De hecho, a preguntas de si eran conscientes de esta dinámica los dos exdirigentes regionales, Granados ha respondido que "así es".

"Hoy no he manifestado ninguna duda sobre la limpieza y la honradez de las personas, de los directores generales, de los viceconsejeros, de los funcionarios de la Comunidad de Madrid... todo lo contrario. Estoy absolutamente seguro de su honradez y que han hecho todo de acuerdo la ley y como debían", ha matizado ante los medios.

No obstante, sí ha asegurado ante el juez García Castellón que eran Aguirre y González quienes controlaban los nombramientos de cargos en la Comunidad de Madrid. En el caso de la extinta Arpegio, empresa pública del suelo vinculada a la trama, Granados delegó su responsabilidad en el exconsejero delegado Eduardo Larraz, por orden directa de Esperanza Aguirre.

Larraz, que está investigado en la trama por cobrar presuntamente comisiones a cambio de la adjudicación de contratos urbanísticos, ya declaró en sede judicial para aclarar la procedencia de los 146 lingotes de oro, valorados en casi dos millones de euros, guardados en una cuenta en Suiza.

El juez ha suspendido la sesión de este lunes pasadas las 13.15 horas y le vuelve a citar el próximo 20 de febrero a las 15.45 horas.