Grande-Marlaska conocía que un interventor de la AN pedía dinero por vender bienes embargados

 

Grande-Marlaska conocía que un interventor de la AN pedía dinero por vender bienes embargados

Actualizado 15/11/2010 12:27:14 CET

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska conocía desde el año 2005 que el interventor Luis Romasanta pedía comisiones en dinero negro a cambio de facilitar la venta de bienes embargados por el tribunal o de facilitar la salida de empresas de procedimientos abiertos, según publica la revista 'Interviú'.

El presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, abrió la pasada semana diligencias informativas para esclarecer unas grabaciones realizadas al interventor en las que reconoce estos hechos. Las grabaciones están relacionadas con el caso de la 'leche negra', que comenzó a instruir el juez Baltasar Garzón en 2002 e investiga una trama de ganaderos y responsables de productos lácteos que habría provocado un fraude en torno a la producción fijada por la Unión Europea para el sector.

Sin embargo, la publicación asegura que Grande-Marlaska conocía con anterioridad estos hechos, ya que había recibido una carta de Jorge Merediz, imputado en el procedimiento de la 'leche negra', denunciando las actuaciones del interventor.

"Hizo referencia a que el nivel de retribución de su ayuda lo tenía que calcular comparando con los honorarios del abogado defensor, que cobraba 18.000 euros al mes. Apelando a su profesionalidad y a que tenía dos carreras, (Romasanta) comentó que su remuneración tenía que ser parecida, dándole el 10 por ciento de los préstamos a terceros y de la liquidez que pudiera hacer y 120.000 euros por un informe favorable o un apartamento en Marbella, céntrico y con vistas al mar", asegura que detallaba la misiva dirigida al juez de la Audiencia Nacional.

Según indica, el informe favorable que se ofrecía a redactar Romasanta serviría para dejar fuera del procedimiento de la 'leche negra' a la mayor parte del patrimonio de la familia de Merediz, al atribuirlo a negocios completamente ajenos al proceso penal.

La publicación asegura que, tras el silencio de la Audiencia Nacional, Merediz decidió presentar una querella en los juzgados de Madrid que sin embargo fue retirada años después por "asfixia económica" de la familia. Pese a ello, decidió grabar conversaciones con el interventor en las que admite su intención de cobrar una comisión en un futuro negocio inmobiliario de dos millones de euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies