Griñán cree que Díaz es la mejor líder que tiene el PSOE y ve posible compatibilizar cargos

Actualizado 29/05/2014 11:18:45 CET

No le parece mal que al nuevo líder lo elijan todos militantes pero avisa de que la clave es lograr "unidad y liderazgo"

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, considera que su sucesora en el PSOE andaluz y en la Junta de Andalucía es la mejor líder que tiene el partido en este momento, aunque no ha dado pistas de si aspirará a liderarlo: "Para mí ahora mismo no hay líder en España en este partido como Susana Díaz".

En una entrevista en la Ser recogida por Europa Press, el expresidente andaluz ha dejado claro que se trataba de una opinión personal y, además, ha subrayado que la propia Díaz ha dejado claro que su prioridad y su "compromiso" es con Andalucía.

No obstante, preguntado si es incompatible ser secretaria general del PSOE y presidenta de la Junta, ha replicado que "depende del modelo" y que ambos puestos se podrían compatibilizar si se quiere "un Gobierno fuerte y una Ejecutiva (del partido) fuerte que no sea unipersonal". "No digo ni que sí ni que no, ella ha manifestado que su prioridad es Andalucía", ha matizado después.

Preguntado qué sucederá si Díaz se postula para ser secretaria general del PSOE y pierde, ha respondido que "no hará nada que pueda perjudicar a Andalucía ni a la Junta", pero, interpelado sobre si sólo se presentará si es la única aspirante, ha respondido: "No tengo ni idea".

Al presidente del PSOE no le "suena mal" que al próximo secretario general del partido lo elijan los militantes por sufragio universal, en lugar de a través de delegados, y sólo ha dicho que habría que convocar una nueva reunión de la Ejecutiva del PSOE para "conciliar" esa "aspiración", si es que es mayoritaria en el partido, con la "legalidad" de sus normas que a él como presidente le toca defender.

En este punto, ha explicado que el último Congreso del partido rechazó la elección directa del secretario general y eso sólo podría cambiarlo otro Congreso, no un Comité Federal del PSOE, su máximo órgano entre Congresos. Por eso, cree que quien debe reunirse es la Ejecutiva del partido para buscar una fórmula que no vulnere las normas, por ejemplo haciendo una consulta previa y que después los delegados al Congreso sean más bien "compromisarios" con mandato imperativo y no representativo.

En todo caso, considera que el procedimiento es algo "adjetivo" y que lo "sustantivo" es que el Congreso sirva para "fortalecer al PSOE desde la unidad y el liderazgo" y una vez hecho eso "ganar las elecciones". Así, ha llamado a hacer un Congreso "que no divida, que una, que no sea en contra de nadie, sino a favor del que sea secretario general, que sea de integración y a favor de un liderazgo capaz de ganar elecciones".

Griñán no cree "ni remotamente" que la disposición de Alfredo Pérez Rubalcaba a dar voz a todos los militantes sea una maniobra para frenar a Susana Díaz, y ha puesto en valor que Andalucía ha aportado al PSOE un 26 por ciento de sus votos en las últimas europeas y supone casi un tercio de sus militantes. A su juicio, más bien "Andalucía es la plataforma fundamental donde se tiene que sustentar el PSOE".

DÍAZ HA LLEVADO "UNIDAD Y VOTOS" AL PSOE ANDALUZ

El expresidente andaluz ha recordado su propio relevo por parte de Díaz, que culminó en un Congreso del PSOE andaluz, y ha destacado que la nueva líder ha aportado a los socialistas andaluces "unidad y votos", porque tiene "capacidad, conocimiento, inteligencia y socialismo militante hasta la médula".

A su juicio, "los liderazgos nacen de la fortaleza de la juventud" y ha recordado cómo a partir de 1974 dos jóvenes de 32 y 34 años, Felipe González y Alfonso Guerra, convirtieron en mayoritario un partido que "casi no existía". En este sentido, cree que Díaz tiene a su favor su juventud y también el ser mujer, porque considera que las mujeres ejercen el liderazgo con una "sensibilidad especial" y son capaces de hablar más "con el corazón" mientras que los hombres son "más pudorosos".

En cuanto al resto de posibles aspirantes, ha dicho que le parece buen "que haya gente con ambición y autoestima suficiente" para querer liderar el proyecto, y sólo les ha pedido que tengan claro que su objetivo debe ser "la unidad, el liderazgo y ganar elecciones".

ESTA VEZ DISCREPA DE CHACÓN

Griñán ha dejado claro que esta vez discrepa de la exministra Carme Chacón, que ha criticado que se convoque un Congreso en lugar de unas primarias --"la amistad se tiene o no, pero es no significa coincidencia política"-- y ha elogiado la decisión "altruista" de Rubalcaba. A su modo de ver, el problema de fondo es del partido, no de su cartel electoral, y eso se resuelve con un congreso.

Eso sí, ha admitido que la cuestión de si después habrá primarias o no "depende de cómo resulte el Congreso" y ha remarcado que no son determinantes para ganar elecciones. En todo caso, se mantiene en su posición de que, si se celebran, deben ser lo más cerca posible de las elecciones.

EL PSOE DEBE APRENDER A HACER OPOSICIÓN

En su opinión, parte del problema que ha tenido el PSOE y la dirección actual, de la que él forma parte, es que saben gobernar mejor que hacer oposición, y a eso tienen que "aprender". Y para eso, ha dicho, tienen que tener "posición" y ser previsibles para los ciudadanos, y ser conscientes de que son un partido "de gobierno" y no "testimonial".

Además, ha reconocido que si partidos nuevos como Podemos les han quitado votos será, sean "frikis o no frikis", porque los socialistas han hecho algo mal. "Lo que expresa el voto a Podemos no es sólo el apoyo a una persona, sino el rechazo a quien se ha dejado de votar", ha explicado.

Con todo, cree que hay veces que hay que mantener determinadas posiciones aunque no den rendimiento electoral, como en el caso del PSC que, a su juicio, tiene una "posición correcta" sobre Cataluña, aunque electoralmente se ha visto "dominado por las circunstancias" de unas elecciones que se han planteado de forma "plebiscitaria". Para Griñán, uno de los problemas es que el 25 de mayo el PSOE no pudo compensar su caída en Cataluña con votos en otras comunidades también muy pobladas.

LAS COALICIONES, SOBRE UN PROGRAMA

Por último, preguntado por la posibilidad de que en España hubiese un Gobierno de coalición de izquierdas, al estilo del andaluz, ha subrayado que nunca se debe "demonizar" a ninguna fuerza política, sino que todo gobierno de coalición debe plantearse "sobre un programa".

En el caso andaluz, ha dicho, la coalición se basa en "identidad de objetivos, ideología compartida en esos objetivos y un proyecto que está por escrito y se desarrolla en un Gobierno cojunto".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies