El guardia civil que agredió a un joven en el aeropuerto de Palma por hablarle en catalán será juzgado este lunes

 

El guardia civil que agredió a un joven en el aeropuerto de Palma por hablarle en catalán será juzgado este lunes

Actualizado 19/09/2010 20:05:09 CET

PALMA DE MALLORCA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El guardia civil que presuntamente agredió a un joven el 7 de agosto de 2009 después de que éste le hablase en catalán al pasar el control de pasajeros en el aeropuerto de Son Sant Joan, se sentará este lunes en el banquillo de los acusados durante el juicio de faltas que tendrá lugar por estos hechos en el Juzgado de Instrucción número 8 de Palma.

La vista, que dará comienzo a las 11.00 horas, se celebrará a raíz de la denuncia que interpuso el afectado, Iván Cortés, de 28 años, contra dos agentes del Instituto Armado que, tras solicitar al joven y a la amiga con la que se disponía a viajar a Londres que se identificasen, le separaron de su compañera y lo condujeron a un cuarto donde uno de los efectivos propinó dos bofetadas en la cara.

En la denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el afectado manifiesta que cuando los guardias civiles les pidieron su identificación, ellos respondieron en catalán, tras lo cual los agentes les inquirieron a hacerlo en castellano, a lo que accedieron. Sin embargo, ello no impidió que terminaran por conducirlo al cuarto cercano al control, donde uno de los agentes le propinó las dos bofetadas que le hicieron sangrar por el labio.

Se da la circunstancia de que en el interior del cuarto había miembros del personal de seguridad del aeropuerto que al ver la agresión abandonaron el recinto. Además, según denunció, después de quince o veinte minutos le devolvieron el DNI y le dijeron que habían interpuesto una denuncia por alteración del orden público. Una vez puesto en libertad y tras emprender el viaje a Londres, el joven y su amiga pidieron en la ciudad que les emitieran un parte de lesiones.

Tras las actuaciones practicadas fruto de la denuncia, el titular del Juzgado de Instrucción número 8, Antoni Rotger, determinó sin embargo que los hechos no son constitutivos de delito sino de una posible falta.

Cabe señalar que la denuncia contó con el respaldo de la Obra Cultural Balear (OCB), al considerarlo un nuevo y "gravísimo" caso de discriminación lingüística. De hecho, el coordinador de la entidad, Tomeu Martí, aseveró un mes después de estos hechos que no era la primera vez que esto ocurría y responsabilizó del incidente al delegado del Gobierno, Ramon Socías, por "su carencia de respuesta ante los actos discriminatorios anteriores".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies