La Guardia Civil desarticula una trama que compraba armas de fogueo transformadas para hacer fuego real

Armas incautadas en la Operación 'Benjamín'
GUARDIA CIVIL
Publicado 16/03/2018 12:42:50CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil, en el marco de la operación 'BENJAMIN', desarrollada en varias provincias españolas, ha desarticulado este viernes una trama dedicada al tráfico de armas de fogueo transformadas para hacer fuego real procediendo a la detención de 18 personas y a la investigación de otras 3.

En un comunicado, la Guardia Civil ha informado de que a los implicados se les imputan los supuestos delitos de Tráfico de Armas, Tenencia Ilícita de Armas, Integración en Organización Criminal, Depósito de Explosivos, Tráfico de Drogas y Blanqueo de Capitales.

En la operación, la Guardia Civil ha incautado 7 armas de fuego sin legalizar, 28 pistolas transformadas para efectuar fuego real, 26 armas en proceso de transformación, 20 pistolas de descargas eléctricas, 1 silenciador, 2.100 cartuchos de diferentes calibres, 8 artefactos explosivos de fabricación casera, 139.950 euros en metálico, 1,5 kilogramos de cocaína y 7kg de hachís, 1 ballesta, 2 arcos, 30 flechas, entre otros efectos.

La operación se inició en 2016 a raíz de la operación 'BOSPHORUS' en la que se desarticularon cuatro talleres clandestinos para la transformación de armas y fabricación ilegal de munición, así como dos puntos de venta de armas ilegales a través de Internet.

Como consecuencia de dicha operación, los investigadores de la Guardia Civil descubrieron que una activista de grupos antisistema gallega, que
ya había sido condenada por el lanzamiento de varios artefactos incendiarios contra el centro financiero de Vigo, se estaba dedicando a la venta de armas detonadoras que ella misma transformaba para que pudieran efectuar fuego real, así como la munición con proyectil para ser disparada con dichas armas.

Una vez localizado el lugar donde esta persona realizaba tales actividades ilegales, el día 24 de enero de 2017, la Guardia Civil procedió en Vigo a la detención de esta persona, a la que se le intervinieron 8 pistolas que tenía listas para su venta, 3.000 € en metálico, así como más de 200 cartuchos metálicos de diferentes calibres y abundante documentación.

Fruto del análisis de dicha documentación intervenida, el 14 de marzo, se procedió a la explotación de la segunda fase de esta operación, con la detención de 16 compradores, a las que se les intervinieron, entre otros efectos, 61 armas de fuego y más 2.100 cartuchos metálicos.

La Guardia Civil ha informado de que las armas detonadoras transformadas para efectuar fuego real, tienen la misma letalidad y
características que un arma de fuego original, por lo que están
prohibidas, al ser el resultado de la modificación de sus características esenciales de fabricación, estando penado tanto su tenencia como su comercio.

La Guardia Civil se "felicita" de que con dicha actuación se ha impedido que el número de armas incautadas pudieran ser empleadas para la comisión de delitos, con las consecuencias que ello puede traer consigo para la seguridad ciudadana.