La Guardia Civil detiene a ocho personas por su relación con la agresión en Alsasua

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

La Guardia Civil detiene a ocho personas por su relación con la agresión en Alsasua

331950.1.644.368.20161114093217
Vídeo de la noticia
Actualizado 14/11/2016 14:26:57 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido este lunes de madrugada a ocho personas para que comparezcan en la Audiencia Nacional por su presunta relación con la paliza que sufrieron dos agentes del Instituto Armado en Alsasua (Navarra) cuando disfrutaban de un momento de ocio con sus parejas, unos hechos que están siendo investigados por la juez Carmen Lamela por un delito de terrorismo.

Los arrestos se han llevado a cabo en Alsasua y Pamplona, Salvatierra y Vitoria (Álava) y también en Madrid, según ha informado el Ministerio del Interior. La operación, que continúa abierta, se ha denominado 'Ausiki', 'mordisco' en la traducción en castellano, y es continuadora de las diligencias abiertas en origen por la Policía Foral tras la paliza por la que un teniente sufrió una fractura en el tobillo, además de mordiscos de los agresores.

Las detenciones se han realizado después de que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela encuadrara la semana pasada la agresión ocurrida el 15 de octubre en el bar Koxka en una campaña de acoso dirigida a aislar a la Guardia Civil y crear un "clima de miedo" entre los ciudadanos para evitar que entablen vínculos afectivos o de amistad con ellos.

Según Interior, se trata de una "dinámica permanente" impulsada por ETA y las ilegalizadas KAS-EKIN. La campaña 'Alde Hemendik' ('Que se vayan') se desarrolla bajo la denominación del 'Movimiento Ospa', puesto en marcha el 3 de septiembre de 2011 con un acto denominado el 'Discurso del Rey' y que se ha repetido cada año desde entonces en su variante 'Ospa Eguna' ('Día de la Huida').

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) denunció estos actos por basarse en parodias ofensivas contra la Guardia Civil y los símbolos del Estado. Esta asociación fue la que interpuso una denuncia ante la Audiencia Nacional tras la paliza sufridas por dos agentes y sus parejas que, hasta el momento, se había saldado con la detención de dos personas --quedaron en libertad tras declarar en Pamplona-- acusadas de un delito de lesiones y atentado contra la autoridad.

El juzgado de Pamplona se inhibió el pasado viernes a favor de la Audiencia Nacional, que solicitó un informe urgente sobre la campaña de acoso que sufre la Guardia Civil e identificó a doce agresores del grupo de 40 o 50 individuos que participaron en la agresión en el bar Koxka de Alsasua.

"DESPERTAR INQUIETUD Y DESASOSIEGO"

Lamela ha vinculado a los agresores con el colectivo Movimiento Ospa y la campaña Alde Hemendik (Que se vayan, en castellano). El objetivo fue "despertar la inquietud y el desasosiego" y perturbar el pacífico y normal desarrollo de la libertad en actividades tan cotidianas como tomarse algo en un bar.

Con las detenciones, la Audiencia Nacional quiere juzgar a los participantes de una campaña que pretende influir de forma negativa en la calidad de vida de los agentes y hacerles sentir objetivo continuo de grupúsculos violentos, "condicionándoles su vida diaria" y provocándoles temor cuando van a comprar, disfrutan de su tiempo libre o apuntan a sus hijos a actividades.

Alsasua, un municipio navarro de 7.000 habitantes, continuaba este lunes plagado de carteles en apoyo a los presuntos agresores y contra el montaje policial que ya denunciaron en una manifestación el 23 de octubre que fue interrumpida por cuatro miembros de Covite, incluida su presidenta, Consuelo Ordóñez. "Montaje policial no, dejadnos en paz" es uno de los mensajes que se pueden leer en estas pancartas.

La consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Gobierno de Navarra, María José Beaumont, ha valorado de forma "negativa" estas detenciones y ha considerado que "no era necesario practicarlas, y mucho menos de madrugada".

El Ministerio del Interior, sin embargo, ha destacado el "firme compromiso" de la Guardia Civil para mantener los principios del Estado de Derecho, señalando que la operación 'Ausiki' es un "claro ejemplo de que los autores de cualquier acción criminal serán investigados hasta ser puestos a disposición judicial".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies