Guerra dice que Marín era "uno de los grandes", con "importantes servicios" a España y al PSOE

Felipe González y Manuel Marín
PSOE
Publicado 05/12/2017 18:27:40CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha expresado su dolor por el fallecimiento de Manuel Marín y, en su visita a la capilla ardiente instalada en el Congreso, ha destacado que fue "uno de los grandes" de su generación y que prestó "servicios muy importantes" a España y al PSOE.

Según ha explicado, fue en la clandestinidad cuando conoció a Marín, en Bruselas, y al cabo de un tiempo le propuso sumarse a las listas del PSOE en 1977, en las primeras elecciones democráticas tras la dictadura. En el Congreso fue quien se inventó la idea de marcar la votación con los dedos de una mano a sus compañeros de grupo.

El ex número dos del PSOE ha desvelado que Marín tuvo también un papel clave en el congreso extraordinario del partido que reafirmó el liderazgo de Felipe González en 1979 tras haber perdido meses antes la primera votación para abandonar el marxismo.

Guerra era el encargado de recomponer el partido y ha indicado que fue Marín quien se ocupó de recorrer con su coche las agrupaciones socialistas haciéndole el trabajo de campo: "Fue él quien ganó aquel congreso extraordinario", ha señalado.

Después, tras la victoria socialista en 1982, le designan secretario de Estado de Relaciones con las Comunidades Europeas para negociare la adhesión de España. "Tenía que ser él, era europeísta desde el principio, formado en el Colegio de Brujas", ha añadido.

BRILLANTE, PERO "UN POCO ENFADOSO"

De su trayectoria europea ha destacado los años de Marín como comisario, vicepresidente de la Comisión y, durante una temporada corta, hasta presidente interino, y ha recordado una de sus grandes proyectos: las becas Erasmus que aún hoy siguen posibilitando el intercambio de estudiantes en la UE.

Aunque admite que Marín era "un poco enfadoso", como se vio durante las sesiones que presidió en el Congreso, ha subrayado que fue "un ser humano extraordinario, muy brillante", además de "un magnífico amigo". "Era uno de los grandes --ha indicado--. En cada generación hay seis o siete grandes personas y uno de ellos era Marín. Tengo una pena honda".