Guerra inaugura los trabajos de la reforma del Estatut de Cataluña pidiendo voluntad de consenso

 

Guerra inaugura los trabajos de la reforma del Estatut de Cataluña pidiendo voluntad de consenso

Actualizado 06/02/2006 19:37:40 CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Constitucional, el socialista Alfonso Guerra, inauguró formalmente, poco después de las cinco de esta tarde, los trabajos parlamentarios para la reforma del Estatuto de Autonomía de cataluña. Tras garantizar que protegerá todas las posiciones, pidió voluntad de acuerdo, en lugar de descalificaciones del adversario, a los 78 diputados convocados, la mitad del Congreso y la otra mitad del Parlament.

Guerra dedicó sus primeras palabras a dar la bienvenida a los 39 diputados del Parlamento catalán que trabajarán codo con codo con los de la Comisión Constitucional, y entre los que figuran Artur Mas (CiU), Manuela de Madre (PSC), Josep Lluis Carod Rovira (ERC), Joan Saura (ICV) y Josep Piqué (PP).

PROTECCIÓN PARA TODAS LAS POSICIONES

Reconoció que "en los últimos meses ha habido una larga polémica" acerca de la reforma estatutaria catalana, que "para unos es la solución a los problemas y el futuro de Cataluña" y "para otros no reúne los requisitos jurídicos y políticos necesarios". "Todas las posiciones tendrán cabida en el debate de ponencia y comisión --garantizó--. Yo las protegeré, para que todas las posiciones se puedan enunciar con libertad, pero les pido colaboración con la Presidencia. Hagan uso de su libertad, eviten la descalificación del oponente y tengan voluntad de acordar".

Alfonso Guerra recordó que "la historia constitucional de España es una historia de confrontación y enfrentamientos" y que "el consenso de 1978 logró un texto que vino a romper aquel círculo viciado de la historia" y del que se han derivado los estatutos de autonomía, "que han proporcionado a España y sus comunidades los mejores años de nuestra historia contemporánea".

Ello fue posible, continuó, por la voluntad de acuerdo y de consenso. "Invito pues a todos a un esfuerzo de acuerdo, de consenso, sobre la garantía comprobada de que las cesiones de cada uno se convierten en el triunfo de todos. les pido y les ofrezco sentido común para superar las posiciones previas --explicó--. El debate con valor jurídico y constitucional, empieza hoy. Todo es posible si todos los quieren".

Después de que esta tarde se constituya la Ponencia conjunta (once diputados de cada cámara), empezará a correr un plazo hasta el próximo 6 de marzo para aprobar un informe sobre el Estatut y las 94 enmiendas presentadas, el cual habrá de ser votado después en la Comisión Constitucional antes del 27 de marzo.

ICV ACUDE CON "ILUSIÓN Y CAPACIDAD DE DIÁLOGO"

El conseller de Relaciones Institucionales de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura, aseguró hoy que Iniciativa Per Catalunya Verds acude al debate sobre el Estatut en la Comisión Constitucional del Congreso con "mucha ilusión y capacidad de diálogo y negociación" y con la esperanza de lograr que la "oportunidad histórica" que supone el texto aprobado por el Parlament se transforme en un "momento histórico" con su aprobación en la Cortes y, después, en el referéndum. Para conseguir este objetivo, pidió al PP que "destierre" del debate las "falsas barbaridades" que proclama sobre la reforma.

En su intervención ante la Comisión Constitucional, de la que forma parte como diputado en el Parlament, Saura aprovechó para destacar que, aunque su formación ha llegado a un acuerdo sobre el "esqueleto" del proyecto con el Gobierno, CiU y el PSC, aún quedan "muchos temas abiertos para negociar".

En este sentido, garantizó que su formación afronta este "penúltimo trámite" antes del referéndum sobre el texto con "ilusión" y "diálogo" y expresó su deseo de que la Comisión Constitucional tenga "suerte" y pueda hacer un trabajo "fructífero" que permita aprobar un "buen Estatuto".

No obstante, Saura admitió que acude al Congreso también con "preocupación" por el discurso que está haciendo el PP, al que acusó de lanzar "inexactitudes y barbaridades" sobre la reforma que son "absolutamente falsas" como su hipotética relación con ETA o los argumentos de que fomenta la poligamia o "rompe el Estado". Por ello, reclamó al primer partido de la oposición que "destierre del debate todo lo que puede fomentar la crispación o la confrontación".

"No hay nada que el Estatuto contemple que no exista en los Estados federales, que por cierto no son Estados débiles, sino muy muy fuertes", sentenció Saura, quien advirtió al PP de que si continúa con el "catastrofismo" los ciudadanos tomarán "buena cuenta" de su actitud cuando el texto se apruebe y no pase nada de lo que ellos vaticinan ahora.

CONSTITUCIONAL Y DEMOCRÁTICO

Así, subrayó que la reforma "va a significar uno de los saltos cualitativos de autogobierno más importantes para Cataluña" y que tendrá también una "contribución decisiva al Estado español en una perspectiva federal".

Saura recordó que hasta ahora la reforma ha vivido un proceso "largo y complejo" e hizo hincapié en que el texto viene avalado por un "gran consenso" tanto político como social en Cataluña, que ha suscitado la participación de la sociedad catalana y que se enmarca en el "marco constitucional". "No es un Estatuto de media población, de medio Parlamento, tiene el soporte de la sociedad civil y desde el punto de vista del proceso democrático es impecable", resumió.

El presidente de ICV incidió en que esta reforma no responde a un "capricho de los políticos ni una cuestión electoralista", sino que es necesaria para que Cataluña pueda hacer frente a los retos del siglo XXI. En este contexto, hizo un balance positivo del Estatuto vigente y señaló que, entre otras cosas, con el nuevo se quiere evitar que, como ha ocurrido hasta ahora, la legislación invada competencias autonómicas.

EL REFERÉNDUM TOCA EN CATALUÑA

Posteriormente, el portavoz de IU-ICV en el Congreso, Joan Herrera, apostó por "dar un paso más en la España plural" que, a su juicio, debe ser "federal" y recalcó que ahora ha llegado el "momento del pacto y del acuerdo".

Eso sí, quiso dejar claro que para lograr "el mejor de los Estatutos posibles" ICV considera que "hay que hablar con quien quiere y no con quien arremete", en referencia al PP, al que recordó que la "última palabra" la tendrán los catalanes porque es en Cataluña "donde toca" hacer un referéndum.

"Venimos a dialogar, a pactar, con predisposición al diálogo y el deseo de que el Parlament y el Congreso se escuchen, se encuentren y no se rechacen", comentó Herrera, quien aprovechó para señalar que, a su juicio, todavía hay "margen" para mejorar la definición de Cataluña como nación en el texto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies