El hermano del saharahui muerto en El Aaiún denuncia que ha sido enterrado "sin practicarle la autopsia"

Actualizado 10/12/2010 15:25:04 CET

ALICANTE, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ciudadano saharaui con nacionalidad española Babi Hamday Buyema, que perdió la vida el pasado mes de noviembre en los incidentes de El Aaiún, ha sido enterrado en la noche de este jueves, "sin haberle practicado la autopsia", tal y como reclama el hermano del fallecido, Lehmad Hamday Buyema.

Lehmad Hamday Buyema, residente en la localidad alicantina de Mutxamel, ha mostrado su "indignación" tras conocer que las autoridades marroquíes consiguieron el permiso de la esposa de su hermano --de nacionalidad marroquí e hija de un policía de ese país-- para enterrarlo, aunque cree que pudo ser "presionada".

De este modo, en la noche de este jueves acudieron a la morgue de El Aaiún y se llevaron el cuerpo para enterrarlo en el cementerio de Jatrahma, a las afueras de la ciudad.

En el enterramiento no estuvo presente la viuda, que conforme a la tradición debe permanecer unos cuatro meses y medio confinada en el domicilio familiar, según ha indicado el hermano de la víctima, quien ha considerado que su cuñada pudo ser "presionada" para consentir esta medida.

Desde Alicante, Lehmad Hamday Buyema ha reclamado que las autoridades españolas tomen parte en este caso y accedan a dirigir una "investigación a fondo" para esclarecer las circunstancias de la muerte de su hermano, que era un ciudadano español y falleció tras ser atropellado por un vehículo de la polícía.

No obstante, ha lamentado que el Gobierno español no se ha puesto en contacto con él tras conocer este viernes la decisión de las autoridades marroquíes de enterrar a su hermano sin investigar su muerte, y ha calculado que tan sólo cuentan "con cuatro o cinco días" para exhumar el cuerpo de Baby Hamday Buyema y realizar las pruebas necesarias para aclarar la causa de su muerte.

Una vez practicada la autopsia, ha recordado que el deseo expreso de los hermanos del fallecido era hacerse cargo del cuerpo y enterrarlo en la zona de El Aaiún, junto a los restos de su madre.

CIUDADANO ESPAÑOL

Babi Hamday Buyema, de 35 años y nacido en El Aaiún (Sáhara), estaba empadronado en Alguaza (Murcia), desde donde se desplazó a El Aaiún para ejercer como ingeniero eléctrico en una empresa. Estaba casado, era padre de un niño y una niña y tenía un hermano en Alicante.

Su mujer y sus hijos permanecen todavía en El Aaiún, donde siguen "vigilados por la policía" para ver "quién entra y sale de su domicilio", tal y como ha señalado el hermano de la víctima.

Lehmad Hamday Buyema ha subrayado que su hermano viajaba en un autobús hacia su trabajo, cuando la Policía ordenó al conductor del vehículo que frenara y pidió a los ocupantes que bajaran del autobús, aunque sólo lo hizo la víctima, que era el único saharaui. "A los dos segundos, un coche de la Policía le pasa por encima a 130 kilómetros por hora; para, da marcha atrás y vuelve a pasar por encima", ha detallado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies