Uno de los hermanos acusados de violar a una joven dice que tuvieron relaciones sexuales consentidas

Actualizado 19/09/2007 16:48:59 CET

JAÉN, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El joven acusado junto con su hermano menor de violar a una mujer alegó hoy que mantuvo una relación sexual con la víctima, pero insistió en que ella no opuso resistencia y que, de hecho, ella estuvo "coqueteando" con él.

En el juicio, que comenzó hoy en la Audiencia Provincial de Jaén y que concluirá con una nueva sesión que se celebrará mañana, el mayor de los acusados explicó que conoció a la víctima en una discoteca de Úbeda a la que acudió el día de los hechos, en la madrugada del 9 de julio de 2005, junto con su hermano y otros dos amigos más.

En ese local estuvo jugando al futbolín con la joven hasta que la discoteca cerró, tras lo que todos se salieron al exterior del local. El acusado relató que desde allí, se fueron a una gasolinera para comprar cerveza con el fin de bebérsela en un pantano.

Una vez que estaban en el pantano, ella y él se "enrollaron" y que después se alejaron unos 40 metros del lugar en el que estaban los otros amigos, fue entonces cuando mantuvieron sexo sin usar preservativo, una relación que, según afirmó, fue consentida por ambos. Este acusado explicó que cuando concluyeron el sexo él le pidió explicaciones a la joven sobre qué había hecho con un billete de 20 euros que le había dado, lo que originó una discusión que hizo que ella se fuera corriendo, según manifestó.

Al ser preguntado sobre por qué tenía la muchacha moratones y marcas en el cuerpo, él respondió que ella se había caído unas cuantas veces, lo que pudo provocarle esas lesiones a su parecer. De igual modo, argumentó que si en un principio mantuvo en la fase de instrucción una versión radicalmente distinta a la ofrecida en el juicio fue porque no quería que su mujer e hijos se enteraran de que había estado con otra persona.

Por su parte, el otro hermano manifestó que no invitaron a la joven a que se fuera al pantano con ellos, pero que ella se metió en el coche por una ventanilla y que fue así como consiguió irse con ellos. Además, negó haber presenciado como ella y su hermano tenían relaciones sexuales y rechazó haberle quitado la ropa y dejarla abandona en ese lugar y prácticamente desnuda.

Tras la declaración de los acusados compareció la víctima, cuya declaración fue a puerta cerrada, si bien su abogado --ella está personada en el proceso como acusación particular-- indicó después que compareció "sin titubeos" y que su relato no tuvo contradicciones.

Además, uno de los guardias civiles que respondió al aviso por este suceso explicó que una familia de rumanos informó a los servicios de emergencias de que habían encontrado a una joven ataviada únicamente con un sujetador y una camiseta que había roto para poder usarla como falda en la carretera que enlaza La Carolina con Vilches.

El guardia civil describió que, cuando llegaron, la joven presentaba un aspecto desaliñado, que estaba "sucia" y que tenía diversos moratones. Así, señaló que ellos la llevaron al centro de salud de La Carolina para que la examinaran y que después la acompañaron hasta el hospital San Agustín de Linares. Además, apuntó que durante el trayecto se mostraba unas veces nerviosa y otras tranquila.

Por todos estos hechos, el fiscal reclama inicialmente la imposición de 13 años de prisión por un delito de agresión sexual, en el que al mayor le considera el autor material del delito y al menor le califica de colaborador necesario, mientras que la acusación particular pide una condena 15 de años de prisión por un delito de agresión sexual y otros nueve por un delito de lesiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies