Hernando afirma que "los mecanismos constitucionales están para ejercitarse", en referencia al referéndum

Actualizado 01/02/2006 15:10:30 CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Francisco Hernando, afirmó hoy en los desayunos del "Fórum Europa", al ser preguntado sobre el referéndum propuesto por el PP en relación con el Estatuto de Cataluña, que "los mecanismos constitucionales están para que se ejerciten", aunque "personalmente" no tiene "opinión al respecto".

Hernando comenzó diciendo que no se quiere "meter en materia política", pero en su opinión "los mecanismos constitucionales están para que se ejerciten. Si ese mecanismo es fundado y alguien quiere usar de él", puede hacerlo, aunque añadió que "lo mismo podría decir respecto de cualquier recurso que esté en las leyes".

"Nuestro ordenamiento jurídico contempla una serie de actuaciones, de recursos, y naturalmente quien acude a ellos hace uso de un medio lícito, pero a lo mejor pues ello... Personalmente lo que sí puedo decir es que no tengo opinión al respecto", señaló el presidente del CGPJ.

Al reiterársele la pregunta, apelando a su conocimientos jurídicos, Hernando agregó que podía tener opinión sobre si el referéndum es técnicamente correcto o no, pero "como presidente del TS puede que llegue el momento en que tenga que decidir", por lo que no se va "a pronunciar sobre una cuestión que puede estar sometida a decisión jurisdiccional". "No crean que he rehuído el posicionamiento personal, lo hago para preservar mi independencia y no incurrir en su caso en una causa de abstención", precisó.

BATASUNA

En cuanto a la posibilidad de que se pueda legalizar Batasuna y cómo se articularía jurídicamente esta decisión, Hernando explicó que su ilegalización es firme y definitiva, con las garantías del Tribunal Constitucional, y ello conlleva su "muerte como organización político-corporativa".

Agregó que la propia ley de Partidos contempla un mecanismo por el que se podría legalizarla, siempre y cuando abandone el uso de la violencia y no la propugne. Sin esta condición, "no cabe vuelta atrás", indicó.

En cuanto a por qué la Sala del 61 del Tribunal Supremo no actuó ante el congreso nacional anunciado por Batasuna en Barakaldo (Vizcaya) y, en cambio, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska lo prohibió, Hernando recordó que la Sala especial que preside sólo puede actuar, según la ley de Partidos, por iniciativa del Gobierno, a través del Abogado del Estado, o de la Fiscalía, lo que no se produjo.

Agregó que a lo mejor se entendió por parte de la Fiscalía que era mejor actuar ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, ya que la celebración de cualquier acto político por parte de Batasuna es un delito, y el magistrado "tenía mayor competencia".

ESTATUTO CATALÁN

En cuanto al estudio realizado por el Consejo General del Poder Judicial sobre el texto de Estatuto catalán aprobado por el Parlamento de la citada comunidad autónoma, Hernando recordó que el Consejo no lo ha enjuiciado en su conjunto, sino en lo que supone un cambio del modelo judicial.

En su opinión, el CGPJ no podía permanecer "silencioso ante un cambio radical del modelo de Justicia que la Constitución otorga", ya que es un "modelo judicial que rozaba o tenía aspectos inconstitucionales".

Respecto a si el Consejo volverá a pronunciarse cuando se conozca el texto definitivo del Estatuto, Hernando dijo que puede realizar "reflexiones, pero siempre que sean puramente técnico-jurídicas" para dar a conocer la posición del órgano de gobierno de los jueces.

El presidente del TS, quien dijo confiar en que el Pacto de Estado de la Justicia se encuentre en un proceso de "hibernación" y acabe recuperándose, destacó que en las distintas comunidades autónomas pueden penarse de distinta forma los mismos delitos, porque "los tipos penales no sólo se conforman con el Código Penal, sino también por elementos normativos" que se legislan autonómicamente.

SEVILLANAS Y CATALÁN

Durante su intervención, Hernando también recordó las críticas que recibió por su "símil poco afortunado" de que aprendería catalán, si ejerciera en Cataluña, y sevillanas, si lo hiciera en Andalucía, para enriquecerse como persona.

En este sentido, explicó que siente "un gran respeto y cariño por la lengua catalana" y que los jueces que trabajan en Cataluña deben aprenderla, "nunca como una obligación, sino como un mérito o capacidad", para prestar un mejor servicio al ciudadano que acude a ellos. Añadió que sus palabras fueron "una manera de excitar" a sus colegas para que si trabajan en Cataluña "propicien esa capacidad".

El presidente del CGPJ hizo hincapié en su discurso en que "los jueces españoles no interrumpirán el proceso imparable de mejora" de la Justicia que se ha iniciado, y señaló que los ciudadanos que han acudido en algún momento a los tribunales tienen mejor opinión de la Justicia que los que nunca lo han hecho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies