Herrero de Miñón dice que hay que reformar la Constitución, pero "sin aceptar hechos consumados delictivos" en Cataluña

Publicado 12/06/2018 18:49:48CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, diputado de UCD en la Transición y uno de los llamados 'padre' de la Constitución, ha apostado por llegar a un acuerdo para solucionar la crisis territorial en Cataluña a través de la reforma de la Constitución, pero "sin aceptar hechos consumados delictivos" como entiende que se han dado en esta comunidad autónoma.

Durante su intervención en las 'Jornadas para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución', en la sede del Consejo General de la Abogacía del Estado, ha pedido "llegar a un pacto dentro de la legalidad" para hacer frente al conflicto en Cataluña, pero "sin aceptar hechos consumados delictivos", aunque "incluso hablando de ellos".

Según él, para "dominar la realidad" del país y afrontar su crisis territorial es necesario algo que a su juicio no se ha hecho desde la Transición: "reconocer que España es asimétrica". Herrero de Miñón entiende que se dan "dos asimetrías" en España: una económica entre el norte y el sur; y otra, identitaria, "entre una España periférica y otra mesetaria y del sur".

"Las identidades no se han inventado. Existen de verdad", ha dicho el 'padre' de la Constitución, y ha insistido en la importancia de reconocerlas primero, y reformar la Constitución después, para "encauzar" la situación en Cataluña y no "enquistarla".

DECISIONES "PARA IRRITAR"

Herrero de Miñón ha criticado a la Generalitat de Cataluña por "tomar decisiones para irritar a Madrid durante años", como la redacción de una ley que obligaba a cerrar los establecimientos turísticos a las 21.30 horas en Nochebuena. "Esa fue una medida para irritar y no para conseguir nada", ha aseverado, y ha añadido que "lo más pintoresco" fue que el Gobierno recurrió esa ley. "¿Por qué? Para irritar a la Generalitat", ha afirmado.

De esta manera, ha defendido que si hubiera un periodo en el que no se dieran "medidas hostiles" por ninguna de las dos partes, se avanzaría "mucho", y ha llamado a "acercar posturas".