El hijo de Anglada (PxC) retira la acusación por la agresión de su padre

Josep Anglada (Pxc)
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 16:44:48 CET

Asegura que el político llegó borracho a casa y le pegó tras discutir por un gato

VIC (BARCELONA), 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La acusación particular que representa al hijo del líder de PxC, Josep Anglada, ha retirado los cargos contra su padre, a quien denunció por agredirle en una discusión en su casa en 2008, y por la que la Fiscalía mantiene la pena de 10 meses de prisión y una orden de alejamiento de un año.

Durante la vista, en el juzgado penal número 3 de Vic (Barcelona), han comparecido padre e hijo aunque ambos se han negado a declarar, lo que ha obligado a leer la declaración que hizo durante la instrucción.

En ella, el hijo, de 22 años, explica que su padre lo ha agredido física y psicológicamente desde pequeño, así como a su madre y hermana.

También denunció que la noche de los hechos el padre iba bebido, y que primero le empujó y más tarde le pegó en el cuello-- lesión que confirma el informe médico--, tras una discusión originada, según reconoció su padre, por un gato.

El hijo declaró durante la instrucción que Anglada llegó borracho a casa, algo que según él era habitual, y se enfadó porque el gato había entrado en una de las habitaciones.

Se enzarzaron en una discusión, y acabaron en el sótano y allí fue donde, según el hijo, Anglada le agredió.

El abogado de la defensa pide la absolución de Anglada al no ver pruebas suficientes y porque ese el padre también resultó herido.

Ante los medios, el acusado se ha alegrado de la retirada de la acusación y ha reiterado que es "un tema del ámbito familiar", además de acusar al abogado del hijo, Xavier Colomer, de presionarle para seguir con el juicio.

En el caso de finalmente el juez decretase la orden de alejamiento que pide la Fiscalía de 1.000 metros, esto no afectaría al trabajo de Anglada como concejal del Ayuntamiento porque, aunque su domicilio está a menos de esta distancia del edificio municipal, su hijo ya no vive con él sino que lo hace en casa de sus tíos, a unos dos kilómetros.