Ibarretxe asegura que querer más autogobierno para Euskadi "no es un capricho" sino "querer vivir mejor"

Actualizado 24/02/2009 22:50:42 CET

Urkullu dice que en la "balanza López-Ibarretxe" el PP "ya ha dicho donde va a poner su voto" y pide "poner el contrapeso"

SAN SEBASTIAN, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aseguró hoy que querer más autogobierno para Euskadi "no es un capricho" sino "querer vivir mejor". "Queremos reforzar las instituciones vascas y el decidir aquí cada vez más plenamente, porque estamos convencidos de que nos jugamos el futuro", dijo, para añadir que el PNV "no quiere confrontar con nadie".

Ibarretxe realizó estas manifestaciones en un acto electoral celebrado en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, en el que intervino junto al presidente del EBB, Iñigo Urkullu, el cabeza de lista por Gipuzkoa, Joseba Egibar, y el presidente del Comité de Gobierno d'Unió Democràtica de Catalunya, Josep Antoni Duran i Lleida.

En su intervención, apuntó que "no hay que ganar las elecciones para ser lehendakari" y denunció que "apartar" a la izquierda abertzale del Parlamento vasco "tiene un cálculo político detrás" como es "sumar la mayoría absoluta entre PP y PSE-EE y no tener que ganar las elecciones" para acceder a la Lehendakaritza.

El candidato del PNV insistió en que "lo que se juega" en estas elecciones es si el centro de decisión se sitúa en Euskadi o en Madrid. Por ello, consideró necesario "movilizar" a la gente para que acuda a votar "a quien quieran", pero que "acudan el próximo domingo".

Ibarretxe centró su discurso en lo que definió como las "tres E" que son "empleo, euskera y Euskadi". En primer lugar, dijo que la "pasión" y el objetivo del PNV es crear empleo. "Tenemos que luchar con coraje, con determinación para ayudar a las personas que están en el paro, para dar aire a las empresas y a los autónomos para que puedan financiar sus proyectos y mantener e impulsar el millón de personas que están trabajando y también ayudar a las que están en el paro", afirmó.

En cuanto al euskera, señaló que, en su experiencia personal, el uso de esta lengua es "la cosa más bonita" en su vida. En este sentido, aseveró que el debate "no es sobre el euskera sí o no, o el castellano sí o no" sino que éste es sobre "el plurilingüísmo", al tiempo que remarcó que el objetivo "como país" es "ahora euskera, ahora castellano, ahora inglés" para que los jóvenes de 16 años al terminar la educación secundaria los conozcan.

Ibarretxe finalizó insistiendo en que "ahora más que nunca" es necesario "tomar las decisiones en el Parlamento de Vitoria". De este modo, subrayó que "no es un capricho querer más Euskadi, más autogobierno, querer decidir más y más cosas aquí" sino que es porque "queremos vivir mejor" y porque "tenemos más confianza en las instituciones vascas que en las españolas a la hora de gestionar nuestro día a día".

"Queremos reforzar las instituciones vascas y el decidir aquí cada vez más plenamente porque estamos convencidos de que nos jugamos el futuro", manifestó, para añadir que el PNV "no quiere confrontar con nadie, sino más autogobierno para vivir mejor".

"ACTIVAR EL VOTO"

Por su parte, Iñigo Urkullu manifestó no querer "meter miedo ni amenazar" a la sociedad, sino que los ciudadanos sean conscientes "de lo que puede suceder el 2 de marzo, si no conseguimos activar el voto y que las personas que quieren que Ibarretxe sea lehendakari acudan a las urnas". "No nos confiemos, seamos conscientes de que Basagoiti va a regalar sus votos a López", advirtió.

A su juicio, en la "balanza López-Ibarretxe" el PP "ya ha dicho donde va a poner su voto" por lo que insistió en la necesidad de "poner el contrapeso en esa balanza". En ese sentido, contrapuso que, mientras votar a Ibarretxe es "defender sólo Euskadi", el PSE-EE "hará lo que le diga Madrid y lo que le condicionen los populares por ofrecerle sus votos".

De este modo, el dirigente jeltzale recordó que el PSOE en Cataluña "desbancó a los nacionalistas" y que Zapatero tras poner a "un catalanista" como Maragall al frente de la Generalitat, se lo "cepilló" para poner a Montilla como "un president más dócil que no le discute nada". También citó como ejemplo el caso de Navarra, "donde los socialistas navarros pactaron con NaBai pero el PSOE se cargó el pacto y le regaló el Gobierno a UPN".

"Por tanto, López tiene aprendida la lección. ¿Socialista?, sí. ¿Vasquista?, depende de Madrid. López seguirá los dictados del PSOE sin salirse de la línea porque, quien se sale, lo tiene claro", remarcó Urkullu.

"VOCES INTERESADAS"

Duran i Lleida, por su lado, denunció que en Euskadi hay "demasiadas voces interesadas que quieren hacer ver que es imposible un pacto entre PP y PSE" y advirtió de que sí es posible. "No olvidéis que siempre que han podido lo han hecho", insistió el dirigente catalán, quien hizo alusión a la frase del escritor Josep Plá que dice "no hay nada más parecido a un español de izquierdas que uno de derechas".

Asimismo, abogó por una "participación masiva" en las urnas en favor de Ibarretxe y recordó a los vascos que "se están jugando su futuro" por lo que deben confiar en alguien que "pueda situar a Euskadi en una situación de progreso y convergencia social".

Tras afirmar que todas las opciones políticas "son respetables", insistió en que existen dos modelos. En su opinión, se puede optar por "el modelo fracasado y cortoplacista de López-Zapatero" o apostar por uno "exitoso y que representa el presente y el futuro como el gestionado por Ibarretxe".

"PERDER GAS"

Finalmente, Joseba Egibar, -que inició su discurso leyendo la justificación del PP a su apoyo a la investidura de López hace 4 años-, reiteró que los populares "volverán a dar sus votos al PSE-EE", al tiempo que consideró que en la recta final de la campaña Patxi López "está perdiendo gas".

Además, dijo no querer que el PSOE "importe a Euskadi su modelo económico" y acusó al partido de Zapatero de "comerse la palabra cada vez que la conceden" y de querer "controlar y condicionar" el futuro de los vascos.

Por último, pidió "el voto sin complejos tanto al mundo abertzale como al conjunto de la ciudadanía vasca". "El día 2 de marzo tendremos que comprobar que la fuerza de nuestro voto ha estado colocada en la dirección correcta", aseveró.