Ibarretxe critica que Zapatero sólo piensa en las elecciones y que rechace lo que estaba dispuesto a pactar con ETA

 

Ibarretxe critica que Zapatero sólo piensa en las elecciones y que rechace lo que estaba dispuesto a pactar con ETA

Actualizado 20/05/2008 17:15:03 CET

El 'lehendakari' acusa al jefe del Ejecutivo de estar enrocado, a la defensiva y de no cumplir el Estatuto de Gernika

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El 'lehendakari', Juan José Ibarretxe, aseguró hoy que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le recibió esta mañana en La Moncloa con una actitud "a la defensiva", "evitando un escenario de diálogo y negociación", y que "sólo" tiene "un proyecto para Euskadi en estos momentos, que es celebrar elecciones", al tiempo que le reprochó que rechace ahora lo mismo que el PSE estuvo dispuesto a firmar con Batasuna en las negociaciones entre partidos durante la tregua de ETA en 2006.

"A pesar de las circunstancias en que se ha desarrollado la reunión, sigo creyendo que aún estamos a tiempo", afirmó Ibarretxe en rueda de prensa tras dos horas y media de reunión en la que presentó a Zapatero su propuesta que, según explicó, se basa "sin cambiar ni las comas" en el texto que el PSE, el PNV y Batasuna negociaron en octubre de 2006 en Loyola. "No pierdo la esperanza, estamos todavía a tiempo", insistió el jefe del Gobierno vasco.

"Es un pacto democrático que yo no doy por cerrado porque me parece imposible que lo que ayer el Partido Socialista consideraba legítimo, constitucional y encajable, hoy, presentado por el lehendakari, sea ilegal, inconstitucional, una aventura, una ocurrencia", dijo, para abundar en que no entiende que "lo que Rodríguez Zapatero ha hablado y negociado con ETA, se niegue a hablarlo y negociarlo con el 'lehendakari', el representante legítimo elegido por la sociedad vasca".

Juan José Ibarretxe explicó que se había encontrado al presidente del Gobierno con una sola idea en mente, las próximas elecciones vascas, "y quien sólo tiene en la cabeza elecciones, no tiene en la cabeza soluciones", censuró. Aseguró que había expuesto a Zapatero su propuesta de acuerdo político entre los partidos vascos y de convocatoria de referendum por parte de ambos presidentes, y añadió que está dispuesto a ser flexible sobre los puntos si alguno de ellos es "insuperable" para el jefe del Ejecutivo, pero que no ha encontrado "voluntad negociadora".

El 'lehendakari' insistió en que propuso a Zapatero "abrir la puerta juntos" para "buscar acuerdos políticos", pero no aclaró qué va a pasar a partir de ahora si ese consenso no se alcanza, qué planteará al Parlamento Vasco en el mes de junio, en el pleno convocado para el día 27 de ese mes. Se limitó a reiterar que hasta que no se cierre un paso no se dará el siguiente y que la Cámara vasca "decidirá lo que corresponda".

El dirigente vasco aseguró que había recibido "clarísimamente" de Rodríguez Zapatero el mensaje de que "la capacidad de decisión de la sociedad vasca termina con una decisión en Madrid", como ocurrió con el denominado Plan Ibarretxe, y expuso a continuación su respuesta: "Yo le digo, con absoluta serenidad, pero con firmeza, que Euskadi no es una parte subordinada de España, no lo es". Recordando uno de los lemas del PSOE en la pasada campaña electoral, defendió la capacidad de decidir su futuro del pueblo vasco. "Vivimos juntos y decidimos juntos. No. Tienes que poder decidir el vivir juntos", manifestó.

También quiso recalcar el 'lehendakari' que había trasladado al presidente que "es necesario diferenciar paz de acuerdos políticos" y que, exista ETA o no, estos son necesarios. "No acepto que ETA me dé permiso para presentar mis propuestas al Parlamento vasco o a la sociedad vasca", afirmó.

PONER A ETA "EN SU SITIO".

Juan José Ibarretxe explicó los pasos de su iniciativa: dar forma legal a un acuerdo político entre los partidos vascos que debe alcanzarse antes de 2010, que ese texto normativo lo apruebe el Parlamento de Vitoria y que el presidente del Gobierno y el 'lehendakari' convoquen después a la sociedad vasca a que lo ratifique en referendum. Las cuestiones políticas, dijo, son negociables, pero el pacto debe contener un "principio democrático" y un "principio ético".

El primero, expuso el 'lehendakari', se traduce en el reconocimiento del proceso en sí, que habrá un pacto entre formaciones, que se llevará a la Cámara vasca y que se convocará una consulta popular. El segundo, el "principio ético", debe poner "a ETA en su sitio", que se diga a la organización terrorista que si renuncia a la violencia se abrirá con ella un "final dialogado". Según Ibarretxe, se recoge así lo acordado por el Congreso de los Diputados en 2006, cuando dio permiso al Gobierno para negociar con ETA.

El 'lehendakari' reiteró que su flexibilidad sobre los principios políticos del acuerdo "es total", pero que su impresión es que Rodríguez Zapatero "evita un escenario de diálogo" porque "el Gobierno español sólo tiene en la cabeza celebrar elecciones en Euskadi, nada más".

Preguntado por uno de los planteamientos abordados en las negociaciones de Loyola, la creación de un órgano común institucional entre el País Vasco y Navarra, Ibarretxe insistió en que aquello formaba parte de un texto que "estaba dispuesto a suscribir el PSE" y que era "muy expresivo" sobre el ámbito de decisión de los navarros acerca de sus relaciones "con otros territorios vascos". Pero insistió a continuación en que estas cuestiones políticas son negociables.

CUMPLIR EL ESTATUTO DE GERNIKA.

Juan José Ibarretxe puso hoy también sobre la mesa ante Rodríguez Zapatero el Estatuto de Gernika y el "incumplimiento" por parte del Gobierno de sus contenidos durante 28 años y pese a tratarse de una ley orgánica. Según resumió, se trata de un "incumplimiento de la palabra dada al pueblo vasco".

El 'lehendakari' repasó algunas de las competencias pendientes de traspaso al Gobierno vasco, de una lista de 37 que no se ha reducido, criticó, desde que Rodríguez Zapatero llegó al Gobierno. "Es el único presidente que no ha transferido ninguna competencia pendiente a la Comunidad Autónoma Vasca", dijo Ibarretxe. "Bueno sería primero que, antes de entrar en otras consideraciones, cumpliéramos lo que aprobó el Congreso hace 28 años", recalcó.

En esta línea, y pese a todos los desacuerdos manifestados hoy, el dirigente vasco abogó por "seguir desarrollando acuerdos puntuales" entre el Gobierno central y el vasco. Por ejemplo, el que permite la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad del País Vasco, la llamada 'Y' vasca. "Nuestra predisposición es seguir acordando, nos interesa a todos", manifestó Ibarretxe.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies