Ibarretxe mantendrá su hoja de ruta si Zapatero "se niega al diálogo" para lograr un pacto de "paz y normalización"

Actualizado 11/03/2008 16:18:18 CET

Gobierno vasco reconoce que los resultados electorales "no han sido los esperados" y afirma que "todos tenemos flexibilidad suficiente"

VITORIA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, afirmó hoy que tras los resultados de las elecciones, que reconoció que "no han sido los esperados" por los grupos del tripartito (PNV, EA y EB), el lehendakari, Juan José Ibarretxe, mantendrá su "mano tendida" para lograr un acuerdo de "paz y normalización política" con José Luis Rodríguez Zapatero, pero avisó de que si éste "se niega al diálogo", Ibarretxe mantendrá su hoja de ruta y la Cámara vasca decidirá si convoca elecciones anticipadas en Euskadi o si celebra una consulta.

En declaraciones a los medios de comunicación tras el Consejo de Gobierno semanal, y ante la posibilidad de que un entendimiento con el nuevo Ejecutivo socialista pueda suponer una demora de la consulta sobre el futuro de Euskadi, inicialmente fijada por el lehendakari para el 25 de octubre de este año, explicó que "la primera tarea es dialogar y tratar de alcanzar acuerdos" y que "a partir de ahí, todos tenemos flexibilidad suficiente".

Azkarate explicó que el presidente del Ejecutivo autonómico ya ha contactado con Rodríguez Zapatero y que éste sabe que "la agenda del lehendakari está abierta" de cara a mantener un encuentro. Respecto a sus expectativas de poder alcanzar un acuerdo con el nuevo presidente, aseguró desconocer "por qué se tiene que oponer a la propuesta del lehendakari", ya que ésta "supone una mano tendida para alcanzar un acuerdo sobre las bases de paz y normalización política".

En referencia a las últimas declaraciones efectuadas por el presidente en funciones en torno a este asunto, lamentó que "esté trasladando que nadie puede convocar un referéndum si no tiene atribuidas las competencias legales", cuando, en realidad, "nadie está pretendiendo convocar ningún referéndum".

REFERENDUM

Aunque la llamada 'hoja de ruta' del lehendakari establece la celebración de una consulta el próximo 25 de octubre y de un referéndum "resolutivo" en 2010, Azkarate afirmó que "si ésa es la premisa" por la que Rodríguez Zapatero se opone al acuerdo, se trata de "una premisa falsa", puesto que "nadie pretende hacer algo para lo que no tenga facultades".

Insistió en que "todas las energías" del Gobierno vasco se canalizarán para lograr un acuerdo con el Ejecutivo central y, tras afirmar que "hay tiempo por delante", se mostró confiada en que "el diálogo será fructífero y los acuerdos, posibles".

Azkarate se refirió al compromiso de Rodríguez Zapatero con el fin de la "crispación" y "el fortalecimiento del diálogo", y afirmó que el Ejecutivo autonómico "le toma la palabra".

A pesar de esta "mano tendida", advirtió de que "si el diálogo y el pacto se niega, si se dice no a todo lo que no sea pensar como el Partido Socialista sin dar una sola oportunidad al acuerdo, será el Parlamento vasco quien decida democráticamente si estamos ante un adelanto electoral o si estamos ante la oportunidad de que la sociedad desbloquee en una consulta la situación de parálisis que se produzca".

Azkarate, a preguntas de los periodistas, también se refirió a la posibilidad de que los resultados electorales, de los que reconoció que "no han sido los esperados" por PNV, EA y EB, puedan llevar al Gobierno vasco a modificar los términos en que está planteado el proyecto de Ibarretxe.

"TOTALMENTE UNIDO"

En referencia al acuerdo de Gobierno en el que PNV, EA y EB establecían la metodología de consultar a la sociedad vasca "en ausencia de violencia", y al anuncio de la fecha de la consulta realizado por Ibarretxe el pasado mes de octubre, manifestó que "este Gobierno se presentó con unos compromisos ante la sociedad, hay un acuerdo de coalición, y en el último pleno de política general, el lehendakari expresó cuál era el camino que quería recorrer".

Tras asegurar que el tripartito está "totalmente unido" en torno a esta cuestión, explicó que el acuerdo que se propone a Rodríguez Zapatero se basa en "la paz y la normalización política". "Todavía ayer leía sobre la convocatoria de un referéndum para la independencia", afirmó, para a continuación rechazar que este tema esté "hoy encima de la mesa".

En relación a si el diálogo con Rodríguez Zapatero deberá canalizarse a través del PNV o de Ibarretxe, afirmó que cuando el lehendakari hable con el nuevo presidente, lo hará en nombre de las tres formaciones que sustentan a su Gobierno.

LECTURA DE LOS RESULTADOS

Respecto a la lectura de los resultado de las elecciones, en las que PNV, EA y EB han registrado un importante retroceso, rechazó que tengan relación con una posible mala gestión del Gobierno. "Las elecciones eran para el Congreso en Madrid, no para analizar ni valorar la gestión de este Gobierno", aseguró.

De todas formas, reconoció que los resultados de PNV, EA y EB "no han sido los esperados", lo que achacó a "causas que pueden ser muchas, complejas y difíciles de analizar". Además, y en referencia a la polarización de los comicios denunciada a lo largo de toda la campaña por las formaciones del Gobierno vasco, afirmó que "creía que las pasadas elecciones eran para elegir entre Rajoy y Zapatero", cuando "ahora parece que han sido para votar al lehendakari y la propuesta política que lideramos".

Por otra parte, en relación con la ruptura del acuerdo de Gobierno que mantenía EB con ANV en Mondragón (Gipuzkoa) tras la negativa de ésta última formación a condenar el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco, afirmó que el análisis de este tema "corresponde" a los partidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies