Iceta niega que el PSC pierda soberanía: el acuerdo con el PSOE habla de "consensuar" no de "acatar ni tutelar"

Javier Fernández y Miquel Iceta en rueda de prensa en Ferraz
PSOE
Actualizado 07/03/2017 16:20:39 CET

El líder de los socialistas catalanes no se arrepiente de haber votado no a Rajoy, pero sí de "no haber encontrado una solución acordada"

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha defendido este martes que el acuerdo alcanzado con el PSOE no implica que los socialistas catalanes pierdan soberanía y ha recalcado que no incluye los verbos "acatar, tutelar, ni subordinar", sino que se basa en la necesidad de "consensuar", que es lo que quieren los dos partidos, ha remachado.

Así lo ha señalado en una rueda de prensa junto al presidente de la Gestora que está al frente del PSOE, Javier Fernández, después de que ambos hayan rubricado el pacto con el que dan por cerrada la crisis que se abrió cuando el PSC rompió la disciplina de voto y dijo 'no' en la investidura de Mariano Rajoy.

Hoy, los dos dirigentes han dado por superado este "amargo" momento, en palabras de Fernández, que Iceta admite que se podría haber resuelto de otra manera. De hecho, cuando se le ha preguntado expresamente, ha explicado que no se arrepiente de haber votado 'no' a Rajoy, pero sí está "arrepentido de no haber encontrado una solución acordada a ese problema".

"No de lo que votamos, pero sí de no haber encontrado una solución, me hago directamente responsable como máximo dirigente del PSC, y mi único consuelo es que el PSOE se encontraba en un momento de transición muy difícil, que quizás no favoreció la relación entre los dos partidos", ha explicado.

Dicho esto, tanto Iceta como Fernández han celebrado el acuerdo que ayer aprobaron las Ejecutivas del PSC y del PSOE y que este martes han firmado, en presencia de los miembros de la comisión negociadora que se creó para evaluar la situación y revisar el protocolo que rige sus relaciones desde 1978.

LA RELACIÓN ES "MÁS ORDENADA Y MÁS CLARA"

El resultado de estos tres meses de conversaciones es un documento que hace que su relación sea "más ordenada y más clara", según ha explicado el presidente de la Gestora, que ha asegurado que "a partir de este momento están las cosas un poco menos interpretables".

Iceta ha hecho hincapié en que en este pacto no se puede hablar de que "unos ganan y otros pierden". "Aquí no había un escenario alternativo, o todos ganábamos o todos perdíamos", ha insistido. Por eso, ha rechazado las interpretaciones que, según ha dicho, se han hecho de este acuerdo.

Lo que se ha hecho, ha remachado, es reforzar la coordinación política, porque "el PSC lo necesita y el PSOE, generoso, lo ofrece". "Este es el sentido que damos al documento que estamos presentando hoy", ha insistido.

Según el primer secretario del PSC, su partido "no pierde la soberanía que tenía" ni el PSOE "pierde la relación federal", porque, además, es lo que querían. "Yo quiero más PSOE en Cataluña y más PSC en España", ha remachado.

Se trata, ha defendido, de que haya "no sólo una mejor relación", en el sentido del entendimiento que, ha garantizado, "nunca ha faltado" a pesar de las diferencias, sino también de que exista "más compromiso, más empeño, más presencia".

COMISIÓN BILATERAL PARA "ARBITRAR POSIBLES DISCREPANCIAS"

A partir de aquí, Fernández ha apuntado que "siempre existirán discusiones y aspectos controvertidos" y, por eso, se ha creado una comisión bilateral, para "arbitrar las eventuales discrepancias que puedan existir".

Pero, en cualquier caso, ha querido hacer especial hincapié en que PSOE y PSC lo comparten "todo": "El modelo de sociedad, de Estado y de partido abierto, participativo y democrático".

Ahora, ha explicado, se ha fortalecido y clarificado el vínculo que les une, pero sin cambiar el contenido del protocolo de 1978. Y ahí, ha defendido Iceta, se recoge que el PSC tiene "plena soberanía" en los ámbitos de su competencia, como el PSOE en los suyos. "Seguimos exactamente igual, pero mejor", ha aseverado.

Ahora, ha explicado, los dos partidos tienen "mayor tranquilidad y confianza", porque cuentan con "los instrumentos de diálogo para compartir, consensuar y acordar". "Este acuerdo ha de servir para prevenir, para evitar y para resolver discrepancias", ha señalado.

Y esto también se aplica a los pactos electorales, un asunto sobre el que se ha hablado en estos meses de negociación y que fue uno de los últimos puntos en cerrar en la comisión creada para resolver esta crisis.

Iceta ha defendido que los acuerdo electorales "se van a decidir en Cataluña" y ha ironizado con la posibilidad de que el PSC haya decidido "ceder competencias o renunciar a alguna prerrogativa" en esta materia. Lo que se ha decidido, ha subrayado, "gracias a la voluntad del PSOE", es que estas cuestiones se van a "poner en común".

"COMPARTIR ALIANZAS, DISCUTIRLAS, ACORDARLAS"

"Queremos compartir nuestras alianzas, discutirlas, acordarlas, consensuarlas", ha explicado Iceta. Y si no se ponen de acuerdo, ha dicho, ya se verá, porque "lo que cuenta es la voluntad de hacerlo y el instrumento para hacerlo". Pero lo que tienen claro, ha dicho, es que el PSC "no va a estar en ningún acuerdo" sin haberlo "podido hablar con el PSOE".

De la misma manera, Iceta ha señalado que la posición de los socialistas en la reforma de la Constitución será la que plantee el PSOE, aunque el PSC tendrá su opinión y la defenderá. Eso sí, ha subrayado que ambos beben de la 'Declaración de Granada' que firmaron en 2013 y que sigue estando vigente.

"NUNCA" SE HAN PLANTEADO LA RUPTURA

Además, los dos dirigentes han aprovechado para dejar claro que "nunca" se han planteado la ruptura del vínculo del PSOE y el PSC, ni nadie así lo ha trasladado. "No concibo un PSC que no tenga un vínculo muy fraternal y muy estrecho con el PSOE", ha defendido Iceta.

A partir de ahora Iceta ha explicado que todos los socialistas trabajarán juntos para ir en la misma dirección y que el PSOE salga reforzado de su proceso congresual. Por su parte, ha recalcado que el PSC mantendrá su neutralidad y ha celebrado el acuerdo sobre el modo en que votarán sus afiliados.

De hecho, ha garantizado que "nunca, nadie, jamás" le trasladó que se fuera a impedir participar a los militantes del PSC en las primarias del PSOE, como algunas fuentes de la dirección socialista aseguraron que se había considerado. Fernández también ha negado que esta posibilidad estuviera "sobre la mesa".

De lo que se ha tratado, ha dicho, ha sido de aplicar un criterio de transparencia y que el censo del PSC cumpla los requisitos que Ferraz pone para las primarias, es decir, contar sólo con los afiliados que están al corriente de pago de sus cuotas.

Porque el PSOE, ha dicho, al ser una organización distinta, no tiene el control del censo del PSC, no lo gestiona, sino que "lo conoce periódicamente". Y los socialistas catalanes, ha admitido, han hecho tradicionalmente una aplicación "muy laxa" del control de las cuotas.

Es decir, que no aplican a raja tabla el criterio del pago que sí contabiliza el PSOE de manera "más rigurosa". Por eso, ha explicado, de los 17.000 militantes que contaba el PSC se ha rebajado a unos 14.000 para las próximas primarias, porque hay unos 3.000 cuyos pagos no están al día, y se va a aplicar el miso criterio que Ferraz.

Y a él, ha remachado, le da "igual" que el PSC sea "la segunda o la cuarta federación", porque no quiere hablar en nombre de quien no le corresponde, ni que al PSC le "regalen" más delegados en el Congreso o miembros del Comité Federal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies