Imaz insta a recurrir a todas las posibilidades del ordenamiento para un "pacto para el ejercicio de la libre decisión"

 

Imaz insta a recurrir a todas las posibilidades del ordenamiento para un "pacto para el ejercicio de la libre decisión"

Actualizado 30/06/2006 15:57:45 CET

Dice que el nuevo marco político debe superar el apoyo del actual Estatuto y que no se limite lo que decida la ciudadanía vasca

BILBAO, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Josu Jon Imaz, ve "con esperanza la voluntad" expresada ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de respetar lo que la ciudadanía vasca decida, e instó a recurrir a todas las posibilidades que permite el ordenamiento jurídico para lograr "un pacto para el ejercicio de la libre decisión" de los vascos. Además, afirmó que este acuerdo se debe basar en las premisas de "no imponer ni impedir".

En una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada en la sede de Sabin Etxea de Bilbao, Imaz expresó su "firme" respaldo al inicio del diálogo entre el Gobierno y ETA, que ayer anunció el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

"PNV va a apoyar e implicarse en este proceso con la misma vocación con la que ha colaborado en llegar a la situación que hoy vivimos, con responsabilidad y flexibilidad, convicciones claras, talento negociador, diplomacia y humildad", apuntó.

Tras insistir en la necesidad de separar el final de la violencia y "del contencioso político", recordó que su partido siempre ha afirmado que la paz no tiene precios políticos, pero que "la política puede hacer mucho por la paz" y recordó que el Pacto de Ajuria Enea, en su punto décimo, defendía el final dialogado de la violencia, una vez constatada "la voluntad inequívoca" de ETA de dejar de ejercerla. "Por ello, apoyamos firmemente por el inicio del diálogo entre los poderes competentes del Estado y ETA", señaló.

Además, recordó que "este tipo de conflictos termina en una fase de diálogo y acuerdo", que es "algo bien distinto que conceder a una organización armada un derecho de decisión que sólo compete a los vascos".

El líder jeltzale defendió que el problema vasco "es la consecuencia de que el actual marco jurídico-político no satisface a una parte muy importante de la ciudadanía vasca, y no la causa que explicaba la persistencia de la violencia".

Asimismo, subrayó que el respeto a lo que los vascos decidan "es incompatible con la vigilancia o el condicionamiento que pretenda ejercer una organización armada". "Los partidos políticos y las instituciones representativas son los únicos encargados de garantizar el carácter democrático del proceso, con la consiguiente negociación resolutiva sin imposiciones, desde el respeto a la pluralidad y depositando en la ciudadanía la última palabra", aseveró.

Josu Jon Imaz manifestó que su partido ve "con esperanza la voluntad expresada ayer" por Zapatero sobre que respetará "aquello que las formaciones políticas y la ciudadanía decida libre y democráticamente sobre su futuro político".

Además, emplazó a que se haya dos premisas: "la de no imponer y la de no impedir". A su juicio, no se debe imponer en Euskadi un acuerdo que no supere el apoyo del actual Estatuto de Gernika, pero tampoco se puede impedir lo que la ciudadanía decida y que tenga su plasmación en el ordenamiento jurídico.

PACTO

"En este sentido, el PNV quiere expresar su voluntad de alcanzar, en un contexto de lealtad y sin dogmatismos, un pacto para el ejercicio de la libre decisión y del respeto a la voluntad de los vascos, un pacto que pueda ser compartido por las diferentes sensibilidades políticas de este país", añadió.

A su juicio, este pacto debe descansar "sobre la aceptación de las reglas de la democracia, desde la proclamación del respeto a los marcos institucionales actuales, así como a la posibilidad real de su modificación, lo que supone aceptar la legitimidad de todas las ideas y proyectos políticos que, siendo respetuosos con los derechos humanos, sean defendidos por vías democráticas".

"En definitiva, permitir que cualquier proyecto respetuoso con la libertad y los derechos humanos no sólo pueda ser defendido, sino que sea posible materializarlo, siempre que cuente con el apoyo social necesario y utilice procedimientos democráticos", agregó.

El dirigente del PNV, con el fin de lograrlo, emplazó al resto de partidos a que "utilicen todas las posibilidades que permite el ordenamiento jurídico, con voluntad de utilizar todas sus virtualidades abiertas y con vocación de no cerrar caminos".

"Coincidimos, además, en que el acuerdo entre las fuerzas políticas vascas sea un acuerdo integrador. Queremos que el respeto a la voluntad democrática de los vascos se conciba como un espacio de encuentro, y lo planteemos de manera que todos lo sientan y reconozcan como un derecho compartido", indicó.

En su opinión, "respetar la voluntad de los vascos incluye el respeto a los diferentes sentimientos identitarios, tratando de integrarlos en un esquema de pacto y compromiso". "Es el reto para los que pretendemos resolver el conflicto histórico-político vasco sin merma para la integración y la cohesión social", aseveró.

Por ello, destacó "la necesidad de abrir un diálogo entre los representantes de la voluntad popular con la vista puesta en el objetivo de alcanzar un acuerdo político de amplia base social". "Nadie quiere ni debe ser excluido de las grandes decisiones que afectan a la sociedad", dijo.

Para el presidente del EBB, "hoy más que nunca", se compomete a implicarse en "llevar a buen término estas tareas y de acordar en un tiempo razonable con el conjunto de formaciones los calendarios, procedimientos y metodologías de una mesa de partidos con el objetivo de llegar a acuerdos de amplia base política y social".

PP

Imaz consideró que la paz debe construirse "entre todos, sin dogmatismos ni bloqueos estériles", y señaló que sería "poco positivo y poco recomendable" que el PP no estuviera en ese foro multipartito. "Por eso nos vamos a empeñar en ese esfuerzo", apuntó.

Tras manifestar que entiende "las reticencias" de los populares por "el zarpazo" que han sufrido de la violencia, pidió su implicación "por encima de los partidismos y el cortoplacismo". "Aquí no nos jugamos quién va a ganar las próximas elecciones, sino que nuestros hijos e hijas conozcan una sociedad en paz", añadió.

En su opinión, "este tipo de obstáculos llevados por el partidismo que, por otro lado, es legítimo en otras circunstancias, no puede interponerse en lo que es un proceso de paz". "Todos tenemos que alinearnos con la brújula de la demanda social, sobre todo, a medida que la sociedad vaya percibiendo que la paz se va asentando definitivamente. Cada uno con más o menos dificultades, avanzaremos en este camino", apuntó.

Además, consideró que el tema de la legalización de Batasuna "debe resolverse". "Nos gustaría que, en el plazo más breve posible de tiempo, extuviese definitivamente superado", señaló.

Por último, respetó todas las opiniones de las víctimas sobre el proceso de paz y subrayó que "un proceso de este tipo deberá ser absolutamente exquisito con la memoria y el sufrimiento de las víctimas del terrorismo".

"No podemos construir la paz sobre el olvido y sin la constatación de la tragedia que el terrorismo ha traído a este país y tantas personas", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies