Imputados de D3M y Askatasuna reclaman la absolución, que supondría que el Gobierno "empezaría a dar pequeños pasos"

Imputados En Los Casos De D3M Y Askatasuna
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 15:28:32 CET

Dicen que "es hora" de que el Ejecutivo "abandone las leyes de excepción" y piden "el sobreseimiento de todos los juicios políticos"

BILBAO, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Imputados en los procesos contra D3M y Askatasuna han asegurado que "la única sentencia posible es la absolución", que esperan se produzca "cuanto antes", porque supondría que "se ha hecho justicia" y que el Gobierno "empezaría a dar pequeños pasos para aprovechar la situación que se ha abierto para solucionar el conflicto". "Es hora de que abandone las leyes de excepción para poder avanzar hacia una nueva situación de respeto de los derechos", han añadido.

El juicio ha quedado este pasado jueves visto para sentencia en la Audiencia Nacional, con una rebaja de la petición fiscal, basándose en el caso Bateragune, para once de los encausados, nueve de ellos acusados de integración en banda terrorista y dos de colaboración, mientras que la acusación contra otros dos procesados ha sido retirada.

En una rueda de prensa celebrada este viernes en Bilbao, las portavoces Arantza Urkaregi y Amparo Lasheras han destacado que, a lo largo de las cinco sesiones del juicio, se han escuchado las declaraciones miembros de las fuerzas de seguridad hablando de la participación de los imputados en "actividades de carácter político y público", en las que "se basa el ministerio fiscal para decir que formamos parte del entramado institucional al servicio de la estrategia de ETA".

"Para intentar hacer más creíble esa teoría, dice que no nos acusa de ser miembros de banda armada, sino de organización terrorista. ¿Cuál esa organización, qué pruebas hay de que formamos parte de la misma? No le importa al fiscal. Su teoría es: ETA necesita una representación institucional y quienes han participado en candidaturas, han sido interventores, están al servicio de ETA", han censurado.

En este sentido, han denunciado que, con el argumento de "todo es ETA", se producen vulneraciones de derechos de "miles de personas en Euskal Herria" y han asegurado que la operación contra D3M y Askatasuna tenía como objetivo "impedir la participación política de las personas independentistas y de izquierdas" en las elecciones autonómicas de 2009. De este modo, han subrayado, se logró "una foto trucada" del Parlamento vasco y un Gobierno autonómico que "no representa para nada la voluntad de la sociedad vasca".

"Nuestro único delito fue presentar una oferta electoral abertzale y de izquierdas a la ciudadanía vasca", han insistido, resaltando que se les ha llevado "al banquillo" gracias a una ley de Partidos "antidemocrática".

A su entender, "es hora de que el Gobierno español abandone las leyes de excepción para que podamos avanzar hacia una nueva situación de respeto de todos los derechos para todas las personas y todos los proyectos políticos".

Por este motivo, han reivindicado que "la única sentencia posible es la absolución" de todos los encausados, que deben producirse "cuanto antes", no por "si nos podemos presentar" a las próximas elecciones, sino porque significaría que "se ha hecho justicia y que, por una vez, parece que entonces el Gobierno intentaría empezar a dar algunos pequeños pasos de cara a aprovechar la situación que se ha abierto en Euskal Herria para solucionar este conflicto".

"NADIE MÁS JUZGADO"

También han demandado "el sobreseimiento de todos los juicios políticos que quedan pendientes" porque "nadie más puede ser juzgado en este país por defender ideas políticas, por trabajar por un proyecto independentistas y de izquierdas para Euskal Herria".

Las portavoces abertzales han señalado que, como afirmó Arnaldo Otegi tras la sentencia del caso Bateragune, van a "sonreír" porque "ha quedado claro que este juicio, como tantos otros, ha sido un juicio político donde se pretende juzgar el derecho de miles y miles de personas a la participación política" y lo van a "ganar con nuestra absolución".