Imputan a 11 mossos por el desalojo de una nave de Poblenou (Barcelona) donde lanzaron gas pimienta

Asentamiento de inmigrantes en una nave del Poblenou de Barcelona
EUROPA PRESS
Actualizado 15/07/2013 21:35:31 CET

BARCELONA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción 8 de Barcelona ha imputado a once mossos d'Esquadra por los presuntos delitos de lesiones y contra la integridad moral en el desalojo en enero de 2013 de una nave de la calle Sancho de Ávila del barrio del Poblenou de Barcelona.

Según la versión que la abogada de los ocho querellantes, Laia Serra, ha dado a Europa Press, se trató de un desalojo "muy bestia y vistoso", ya que los agentes del Área Regional de Recursos Operativos (Arro) entraron en la nave sin orden judicial y lanzaron gas pimienta.

La querella relata los golpes que recibieron "con objetos contundentes" los ocupantes de la nave, según la abogada, que ha aportado partes médicos y fotografías al juez para que valore la desproporción de la desocupación.

Según la versión de los querellantes, los agentes lanzaron gas irritante durante el desalojo --alguno incluso directamente a los ojos--, lo que hizo que los afectados respondieran lanzando al aire cubos de agua que tenían allí para fregar.

Los querellantes relatan que pese a que en ningún momento se resistieron, los agentes les lanzaron al suelo con agresividad, los colocaron boca abajo y les pusieron "las botas en el cuello", y les dieron golpes en el cuerpo y la cabeza con la defensa, unas cizallas e incluso una guitarra, además de proferirles insultos racistas.

Uno de ellos fue trasladado a un centro de urgencias de Sant Martí debido a las lesiones causadas, y otros tres fueron atendidos por policontusiones en el Hospital del Mar, explicaron fuentes judiciales.

VERSIÓN DE LOS MOSSOS

Según la versión que dieron los Mossos d'Esquadra el día del desalojo, actuaron tras recibir la llamada de un vecino que les alertó de que se estaba ocupando el inmueble, y puntualizaron que la propiedad había presentado en comisaría la denuncia por la ocupación.

La detención de estas ocho personas --cinco subsaharianos y tres españoles: siete hombres y una mujer-- fue por resistencia a la autoridad y usurpación de bienes inmuebles, por lo que también han sido imputados.

Según la versión de la policía catalana, los ocupantes, para evitar el desalojo, les tiraron piedras, palos y una mezcla de productos químicos que provocó una nube de gases que causó irritación en los ojos, lo que hizo que un agente respondiera con un spray de pimienta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies