India.- Las tarjetas utilizadas en Bombay fueron activadas en Italia por el paquistaní residente en Barcelona

Actualizado 24/02/2009 15:10:23 CET

ROMA, 24 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

Las cinco tarjetas telefónicas que utilizaron los terroristas de los atentados de la ciudad india de Bombay, en los que murieron cerca de 180 personas, fueron activadas desde Brescia, en el norte de Italia, según detalla un informe policial publicado hoy por el diario italiano 'Corriere della Sera'.

El pago de las tarjetas fue efectuado en la filial de Western Union que se encuentra en la calle Corso Garibaldi de Brescia. La compra fue realizada por Javed Iqbal, de nacionalidad paquistaní y, hasta entonces, residente en Barcelona. Poco más tarde, Iqbal fue arrestado en su país de origen.

En declaraciones a los medios italianos, el titular del comercio desde el que Iqbal realizó la transferencia, Mohamad Yaqub Janjua, dijo hoy que no recuerda a la persona que realizó el pago el 25 de noviembre, el día antes de los atentados. Además, "el nombre Javed Iqbal está muy difundido y conozco al menos a otras siete personas que se llaman así", explicó.

Ahora, los investigadores italianos están intentando averiguar cómo entró Iqbal en Italia y si otros cómplices le ayudaron a moverse y realizar estas operaciones durante los días que permaneció en el país transalpino, añade el diario.

Asimismo, el rotativo detalla algunas de las conversaciones telefónicas mantenidas por los terroristas durante los atentados y en las que éstos se intercambian informaciones sobre el número de rehenes que tienen y lo que deben hacer con ellos.

En una de las llamadas, por ejemplo, uno de los terroristas dice tener tres extranjeros, incluidas mujeres, procedentes de China y Singapur, a lo que su interlocutor responde: "mátales". Luego, se oye la voz de los terroristas que ordenan a los rehenes que se pongan en fila, dejando a un lado a los que son musulmanes, y después se oyen los disparos.

Todos estos elementos de la investigación han sido recogidos por la Policía y los servicios de Inteligencia indios en un informe, que luego ha sido entregado a los países que, de algún modo, estuvieron relacionados con los atentados para que colaboren en la reconstrucción de los hechos.