Las infracciones a la ley valenciana de medicamentos veterinarios se castigarán con multas de hasta un millón de euros

Actualizado 05/01/2008 16:46:05 CET

VALENCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las infracciones a la ley valenciana de Medicamentos Veterinarios se castigarán con multas que pueden llegar hasta el millón de euros para las faltas muy graves correspondiendo a la Conselleria de Sanidad realizar las inspecciones necesarias para su cumplimiento en materia de distribución y dispensación, según consta en el texto normativo publicado esta semana en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El objeto de esta Ley, según recoge Europa Press, es regular, en el ámbito de las competencias de la Comunitat Valenciana, la distribución, dispensación, control oficial y el uso racional de los medicamentos veterinarios dentro del territorio valenciano.

Para ello, como novedad, establece que la prescripción de medicamentos para animales de compañía se haga mediante receta médica, que constará de una parte original, destinada al centro dispensador, y dos copias, una que retendrá el veterinario que efectúe la prescripción, y otra destinada al propietario o responsable de los animales.

Por su parte, la dispensación de medicamentos veterinarios se realizará por establecimientos legalmente autorizados por la Conselleria de Sanidad y prevé la realización periódica de controles de calidad de los medicamentos veterinarios en el mercado y de materias primas, sus condiciones de conservación, transporte y venta, así como la creación de un registro oficial de establecimientos de distribución y dispensación de dichos medicamentos.

Además, regula el régimen de autorización de los almacenes mayoristas de distribución y establece como preceptiva la prescripción veterinaria para la dispensación de medicamentos veterinarios. En cuanto a la dispensación y depósito de los medicamentos veterinarios, el proyecto de ley establece que las oficinas de farmacia, legalmente establecidas, serán las únicas autorizadas para la elaboración de fórmulas magistrales y preparados oficinales.

La norma contempla las medidas para el uso racional de los medicamentos para fines veterinarios y la farmacovigilancia, por la que los responsables de los establecimientos de distribución comunicarán a la Conselleria de Sanidad las sospechas de reacciones adversas de las que tengan conocimiento.

(EUROPA PRESS COMUNITAT VALENCIANA)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies