Rajoy aboga por una política europea común y por aunar esfuerzos para ayudar a los países africanos

Actualizado 20/04/2007 16:59:43 CET

GRANADA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, se refirió hoy a la necesidad de que exista una política europea común en materia de inmigración y abogó por que la Unión Europea (UE) aúne sus esfuerzos para ayudar, especialmente, a los países africanos a través de "una especie de Plan Marshall" que, según explicó, ayude a mejorar el nivel de vida de esta zona, propiciando que los ciudadanos se queden a vivir en sus países de origen.

En declaraciones a los periodistas en Granada, tras la clausura de unas jornadas de trabajo del Grupo PPE-DE sobre inmigración, Rajoy se refirió a la importancia de este asunto que, en su opinión, es "uno de los que más preocupa a la opinión pública española y europea".

Así, para referirse a "lo que supone realmente la inmigración", recurrió a datos como el del crecimiento de la población en España en los últimos años: cuatro millones y medio de habitantes más, señaló. En este sentido, indicó que en 1996, el 2,6 por ciento de la población era extranjera, mientras que en la actualidad esta cifra se sitúa en algo más del diez por ciento.

A FAVOR DE LA INMIGRACIÓN LEGAL, PERO NO "INFINITA"

Sobre los últimos datos conocidos, destacó que en 2006, el 45 por ciento de los inmigrantes que llegaron a la UE vinieron a España, que acogió a más personas que Alemania, Reino Unido, Italia y Francia juntos, e inmediatamente, explicó su posición sobre este asunto.

"Yo estoy a favor de la inmigración legal y creo que hay gente que contribuye a nuestro crecimiento económico y bienestar; ellos se pueden también ganar la vida dignamente, lo que no pueden hacer en sus países. Pero creo también que la inmigración no puede ser infinita", aseveró.

Y es que, bajo su punto de vista, "caben las personas que caben" y "hay que apostar por la legalidad". Así, manifestó que "hay ser muy contundente contra las mafias que trafican con personas y contra la inmigración ilegal".

Bajo su punto de vista, es necesario trabajar para que la regulación de todo lo que afecta a la inmigración sea similar en todos los países de la UE, mostrándose contrario a que las normas sobre reagrupación familiar, los derechos o las normas sobre control de frontera sean diferentes en cada país.

Además, abogó por que la UE sitúe en el punto prioritario de su política exterior, junto con el terrorismo, el tema de la inmigración. Se trata, según sostuvo, de ayudar en materia de infraestructuras a países como los africanos, pero sin olvidar que, al mismo tiempo, "hay que exigir que se luche con claridad contra las mafias y la inmigración ilegal".

Por otra parte, apostó por "hacer un gran esfuerzo de integración de quienes vienen a vivir con nosotros", precisando que tienen "los mismo derechos, deberes y obligaciones". Por tanto, afirmó que las "reglas de juego deben ser iguales para todos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies