Interior trabaja para que la etarra Sara Majarenas y su hija "puedan estar juntas" tomando antes "prevenciones"

 

Interior trabaja para que la etarra Sara Majarenas y su hija "puedan estar juntas" tomando antes "prevenciones"

Publicado 01/03/2017 15:52:13CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este miércoles en el Senado que trabajan "desde el primer día" para que la etarra Sara Majarenas y su hija de dos años "puedan estar juntas", una situación que "no es fácil" porque antes se deben adoptar una serie de "prevenciones" debido a la violencia de la pareja de la presa de ETA.

El padre hirió con un cuchillo en una vivienda de Benifaió (Valencia) a la menor, por lo que tuvo que ser ingresada en el Hospital de la Fe. El juez autorizó a Majarenas a quedarse en el centro hospitalario hasta que se produjo el alta médica de la niña, que está a punto de cumplir tres años y que, por tanto, podría en cumplimiento del reglamento penitenciario dejar de convivir junto a su madre en la cárcel valenciana de Picassent.

Zoido se ha referido a esta cuestión a preguntas del senador de EH Bildu Jon Iñarritu, a quien le ha contestado con una defensa de la política en vigor en materia de dispersión en aplicación del Estado de Derecho. "Las decisiones no dependen del ministro, existen unos requisitos y unos informes médicos que hay que cumplir", ha dicho al ser preguntado sobre la situación de varios presos de ETA. "Excepciones, ninguna", ha enfatizado.

"En España no hay presos por ideas políticas ni por ser nacionalistas, hay presos o bien porque hay una condena firme o bien porque se está instruyendo alguna causa y un juez ha dictado la prisión preventiva", ha sostenido Zoido, que también ha defendido el tratamiento otorgado por Instituciones Penitenciarias a los etarras Ibon Iparragirre y Aitzol Gogorza.

EL PADRE, EN PRISIÓN PROVISIONAL

Majarenas fue condenada a 13 años y diez meses de prisión por ser miembro del 'comando Levante' de ETA tras ser detenida en 2005. El padre de la niña, de nacionalidad etíope, se personó en el retén de la Policía Local de Benifaió, donde confesó que había matado a su hija, si bien luego se comprobó que sufría heridas graves.

En la vivienda encontraron a la niña, de tres años, con heridas de arma blanca en el tórax, que le había producido una perforación de pulmón; en la espalda y en la mano izquierda.

La niña está hasta ahora en la prisión de Picassent con la madre de lunes a viernes, en un régimen especial que permite que las presas tengan a sus hijos con ellas y algunos fines de semana se iba al domicilio con el padre, que se halla en prisión provisional por estos hechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies