Irene Villa afirmó, antes de la decisión del juez, que le sorprendería la imputación de Zapata, porque fueron chistes

Irene Villa
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 14:33:28CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Irene Villa, víctima de un atentado de ETA en 1991, afirmó este martes por la noche que le sorprendería que la Justicia imputase al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por sus 'tuits' con chistes sobre ella misma, sobre las niñas de Alcasser y sobre el Holocausto, porque fueron chistes, no amenazas.

"Mucha gente dirá que es algo terrible, pero como no me parece algo terrible porque es un chiste, me llevaría un poco de sorpresa, si hay que imputar a toda la gente que cuenta chistes de este tipo habría una cola enorme", declaró Villa a EsRadio horas antes de que se conociera la decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de imputar a Zapata y citarla a ella como afectada por sus comentarios.

Dejando claro que era su opinión personal, apuntó que un delito es hacer enaltecimiento del terrorismo, insultar o amenazar y que ha habido tuits más condenables, por ejemplo instando al asesinato de algún político o a quemar los bancos con la gente dentro. "Esto lo veo para llevar a la fiscalía, un chiste no", ha remachado.

La periodista destacó que los chistes tuiteados por Zapata le resultaron dolorosos, especialmente poniéndose "en la piel de las familias" de las tres niñas asesinadas en Alcàsser, pero que no es una amenaza ni un insulto, sino "humor negro", "terrible y feo pero hay mucha gente que lo consume".

Según dijo, no quería atacar ni tampoco defender a Zapata, pero señaló que él simplemente reprodujo chistes que existen y ella ha escuchado "chistes desagradables" toda la vida.

Eso sí, ha puntualizado que otra cosa es si se quiere "alguien que es capaz de reproducir un chiste con tan mal gusto" sea representante público, y por eso le parece bien que haya dimitido. Zapata, dijo, le pidió disculpas por Twitter. "Disculpas aceptadisimas y perdonado estás", remachó.