IU, PNV, CiU y Mixto lamentan que el Congreso vete a víctimas de ETA y GAL

Diputados de CiU, PNV y el grupo Mixto
PNV
Publicado 28/05/2015 14:50:41CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios de la Izquierda Plural (IU-ICV), PNV, CiU y la mayoría del Grupo Mixto han insistido este jueves en la necesidad de que el acto por 'La paz y la convivencia en Euskal Herria' que hace más de dos meses solicitaron se celebrara en el Congreso tenga lugar en la Cámara Baja y que estos colectivos no sean "vetados" en la "casa de todos".

En un último intento para lograr que así sea --el evento finalmente tendrá lugar mañana en un local de Comisiones Obreras-- y, sobre todo, para dejar constancia de su desacuerdo con la decisión adoptada por el órgano de gobierno de la Cámara, diputados de todos estos grupos han dirigido un nuevo escrito al presidente, Jesús Posada.

En concreto, le piden que la Mesa reconsidere la decisión que adoptó el pasado 19 de mayo cuando dio marcha atrás y anuló su acuerdo del día 7 de ese mismo mes por el que había dado vía libre a la celebración del polémico acto en el Congreso.

PP y PSOE unieron su votos en el órgano de gobierno del Congreso para retirar aquel permiso a la vista del informe jurídico que había encargado al respecto el presidente, Jesús Posada, después de que los dos grupos mayoritarios, UPyD y el UPN, se opusieran a que ese evento tuviera lugar en la sede parlamentaria.

Ese informe reconocía el "carácter discrecional" de las decisiones de la Mesa en esta materia es decir, que avalaba el permiso inicial, sin embargo también incluía "argumentos sobre hechos conocidos posteriormente a esa autorización", como la queja expresada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) o las declaraciones que en la primera edición de ese evento que tuvo lugar el año pasado participara un etarra no arrepentido.

NO HAY RAZONES JURÍDICAS

Para Izquierda Plural, PNV, CiU y todo el Grupo Mixto (salvo Foro Asturias y UPN), esas no son "razones jurídicas ni reglamentarias" que justifiquen la última decisión de la Mesa y, por eso piden a Posada que la reconsidere, según ha explicado el diputado de ERC Joan Tardà, que ha actuado como portavoz de todos los firmantes del escrito.

Tardà insistido en que ese acto sólo busca tender puentes para la reconciliación y ha defendido la conveniencia de que tuviera lugar en la Sala Ernest Lluch de Congreso, que homenajea al ministro socialista de Sanidad asesinado por ETA cuya hija es una de las asistentes al encuentro.

En evento finalmente va a tener lugar este viernes en un auditorio de Comisiones Obreras que está cerca del Congreso y contará con la presencia de varios de los firmantes del escrito. Tardà ha dicho no ver inconveniente en que en el mismo participe algún expreso de ETA si así lo ha programado la Parroquia San Carlos Borromeo, que es la organizadora.

El pasado 7 de abril la Mesa del Congreso --donde están presentes PP, PSOE y CiU-- dio vía libre a la cesión de la Sala Ernest Lluch para celebrar la segunda edición de unas jornadas 'En favor de la paz y la convivencia en Euskal Herria', organizadas por la Parroquía madrileña San Carlos Borromeo.

LO PIDIERON CUATRO GRUPOS

Entonces la Mesa aplicó el criterio general de que si un grupo parlamentario solicita autorización para que se ceda una sala del Congreso, se le da, sin entrar a valorar el contenido del encuentro de cuyo desarrollo, eso sí, se hacen responsables los grupos que solicitaron el permiso. En este caso no fue un grupo, sino cuatro: Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), CiU, PNV y el Grupo Mixto (del que forman parte ERC y Amaiur).

Ese fue el argumento que defendió Posada cuando el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, le remitió un escrito quejándose de que se hubiera dado vía libre a la celebración de un acto auspiciado, entre otros, por la coalición abertzale.

Tras reafirmar inicialmente Posada la autorización dada por la Mesa, Hernando planteó el asunto el pasado 5 de mayo en la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso, un foro en el que también expuesieron sus reparos los socialistas, UPyD y el diputado de UPN, Carlos Salvador.

Fue entonces cuando Posada encargó el informe jurídico que este martes ha analizado la Mesa del Congreso y en el que se ha basado para reconsiderar su primera decisión y no ceder la sala a los organizadores del polémico acto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies