IU quiere que los ayuntamientos puedan doblar el IBI de las viviendas vacías

Alberto Garzón, candidato de Unidad Popular-IU a la Presidencia
IZQUIERDA UNIDA
Actualizado 23/11/2015 13:03:29 CET

Quiere crear nuevos impuestos sobre los productos de lujo y los incrementos patrimoniales de más de 100.000 euros entre 2010 y 2015

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

Izquierda Unida quiere que los ayuntamientos tengan en su mano la capacidad de aplicar un recargo de hasta el 100% en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a las viviendas vacías, según contempla en el apartado de reforma fiscal que incluirá en su programa para las elecciones del próximo 20 de diciembre, al que ha tenido acceso Europa Press.

La Ley Reguladora de las Haciendas Locales ya aprobó que los ayuntamientos podrían exigir un recargo de hasta el 50 por ciento de la cuota líquida del IBI en el caso de los inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter premanente. IU quiere aumentar ahora ese recargo hasta el 100%, aunque su aplicación siempre seguiría en manos de los ayuntamientos, que son los que tienen la competencia sobre este impuesto.

Sin embargo, el recargo sobre viviendas vacías ha sido un asunto polémico desde que fue aprobado y ha llegado incluso a ser objeto de diversas resoluciones judiciales en diferentes territorios, que se basan en que el Gobierno no ha determinado reglamentariamente las condiciones exigibles para que los municipios puedan aplicar el citado recargo.

IMPUESTO DE SOCIEDADES DEL 35%

Al margen de esta medida, la propuesta de reforma fiscal de IU aborda muchas más reformas con el objetivo de alcanzar la "justicia fiscal". "Una reforma fiscal justa, suficiente, equitativa y progresista", justifica la organización liderada por Alberto Garzón, que se presentará con la coalición Unidad Popular.

Entre sus propuestas, IU quiere establecer un tipo del 35 por ciento en el Impuesto de Sociedades para las bases imponibles superiores al millón de euros, además de limitar las bonificaciones y deducciones a un máximo del 3 por ciento de la base imponible y a otro 5 por ciento como máximo en caso de creación de empleo estable.

Además, quiere nuevos impuestos, como un Impuesto especial sobre Bienes Suntuarios, aplicable a los productos y servicios considerados de lujo; un Impuesto sobre las Transacciones Financieras; un Impuesto sobre la Riqueza que sustituya al de Patrimonio; y un aumento del tipo del Impuesto sobre Depósitos de Entidades de Crédito, que actualmente está en el tipo cero, hasta un gravamen mínimo del 0,2 por ciento y la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan ampliarlo.

AUMENTOS PATRIMONIALES DE MÁS DE 100.000 EUROS

También aboga por gravar el aumento de patrimonio entre los años 2010 y 2015, el periodo de crisis económica, como forma de lograr un "justo equilibrio para hacer equivalentes las pérdidas salariales ocurridas durante la crisis con una contribución fiscal equivalente de los incrementos patrimoniales".

De este impuesto estarían exentos los primeros 100.000 euros de incremento patrimonial, mientras que a partir de esa cantidad habría un tipo progresivo entre el 5 por ciento y el 16 por ciento para aquellos que superen los cinco millones de euros.

En el caso del IRPF, IU no detalla su propuesta por tramos e insiste en la necesidad de que las rentas del trabajo y las del capital tengan la misma tributación. Además, quiere consolidar coo definitivo el aumento del gravamen complementario en el IRPF que se estableció de forma temporal en 2012.

Respecto al IVA, aboga por derogar la reforma de julio de 2012 para que puedan reducirse y reclasificarse algunos tipos. Esto afectaría a industrias culturales, compresas, productos alimenticios no transformados o ciertos medicamentos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies