Jiménez defiende que Marruecos "juega con ventaja" en la ola de cambios en el mundo árabe

Actualizado 29/04/2011 1:58:54 CET

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Marruecos "juega con ventaja" en la ola de cambios que sacude el mundo árabe por haber iniciado hace años "reformas de modernización económica y avance democrático", ha defendido este jueves la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Así se ha pronunciado en una cena con una amplia delegación de ministros económicos de Marruecos en un hotel de Madrid, a la que han asistido también empresarios de ambos países.

La visita de hasta seis ministros de Marruecos con carteras económicas a nuestro país, que se prolongará hasta mañana, tiene como objetivo demostrar que en el reino sigue y seguirá existiendo un clima propicio para las inversiones, a pesar de las protestas ciudadanas registradas en el país en demanda de más democracia y libertad.

Por eso la ministra ha destacado la "vocación" de España de ser un "socio leal y comprometido con el desarrollo marroquí" porque éste también beneficia a nuestro país.

La balanza comercial con Marruecos arroja un saldo favorable para España, que vende al vecino más de lo que le compra. Tras un mal 2009 en que los intercambios comerciales descendieron hasta los 5.400 millones de euros, el año pasado recuperaron la senda de ejercicios anteriores al alcanzar los 6.200 millones de euros, tendencia que España pretende consolidar en 2011.

La ministra ha recordado que el campo de colaboración de Marruecos con España alcanza un gran abanico de sectores, desde las infraestructuras, la energía, la defensa, el textil o la automoción. España es en la actualidad el segundo cliente, proveedor e inversor en el reino alauí.

Tras calificar de "excelentes" la actual relación bilateral, ha asegurado que la voluntad del Gobierno español es "seguir profundizando en las buenas relaciones políticas y económicas" con el reino alauí para que "hagan justicia a los lazos históricos, geográficos y políticos que unen a ambos países".

La ministra ha comenzado su discurso condenando el "brutal" atentado perpetrado este jueves en Marrakech y trasladando la "solidaridad" del Gobierno español a las víctimas, así como al Ejecutivo y pueblo marroquíes.