JpD asegura que "no existe delito" en que Ibarretxe u otro representante de un partido se reúna con miembros de Batasuna

 

JpD asegura que "no existe delito" en que Ibarretxe u otro representante de un partido se reúna con miembros de Batasuna

Actualizado 22/06/2006 13:36:50 CET

Cree que no se debe derogar la Ley de Partidos porque se puede aplicar en el futuro a partidos neonazis o fundamentalistas islámicos

BILBAO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del secretariado de Jueces para la Democracia (JpD), Jaime Tapia, manifestó hoy que "no existe ningún delito en el hecho de que el lehendakari o cualquier otro representante de un partido político se pueda reunir con personas como Otegi, Barrena o Permach".

En una entrevista concedida a ETB, recogida por Europa Press, Tapia recordó que estos dirigentes de Batasuna, aunque su partido esté ilegalizado, "son personas que están en libertad, que gozan de pleno derechos fundamentales y que, aunque ellos manifiesten que defienden o representan a Batasuna, Batasuna no existe".

"Ellos a lo que representan ahora es a una sensibilidad social y a un grupo ideológico. Efectivamente, tienen un reconocimiento como personas que han ostentado cargos en esos antiguos partidos políticos ilegalizados -HB, EH o Batasuna- y claro que se pueden reunir", apuntó.

En su opinión, "la consideración de una reunión de estas características como delito, es algo que no se ajusta al ordenamiento jurídico-penal". Además, recordó que esta reflexión la comparte la magistrada de la Sala Civil y Penal del TSJPV, Nekane Bolado, y que reflejó en un voto particular "que no se ha cometido ningún delito".

"Ese voto particular, concretamente, está mucho más motivado, aparcando lo que es la interpretación sistemática del ordenamiento jurídico, es decir, integrando también la Constitución que lo que es la decisión que ha adoptado la propia Sala de lo Civil y Penal", señaló en referencia a la admisión a trámite de la querella contra Ibarretxe planteada por el Foro de Ermua por reunirse con Batasuna.

Preguntado por si el lehendakari puede ir a la cárcel si la querella prospera, afirmó que "supuestamente sí", pero mostró su convencimiento en que "eso no se va a producir porque hay una serie de recursos".

"Espero que, al final, se puede reconducir, incluso jurídicamente el caso y se llegue a archivar definitivamente la querella. Yo espero que no llegue ni tan siquiera a sentarse en el banquillo o a acudir como imputado a una sede por este acto concreto", dijo.

COMPARECENCIA DE PIÑEIRO

Jaime Tapia insistió en que el presidente del alto Tribunal vasco, Fernando Ruiz Piñeiro "no podría" acudir al Parlamento vasco para explicar la decisión de tramitar la querella, tal como pretende el tripartito.

"Un juez, si uno lee la Constitución o el ordenamiento jurídico en su conjunto, no puede ir a dar explicaciones. Es un poder independiente, ha tomado una decisión como parte de una Sala de Justicia y no puede acudir, aunque él quisiera. Si va a allí y da explicaciones, se podría ver metido en un lío, porque podría estar descubriendo deliberaciones que son, según la Ley Orgánica del Poder Judicial, secretas", indicó.

En este sentido, dijo que, tanto el Parlamento como el Gobierno vasco, saben que es imposible esa comparecencia de Ruiz Piñeiro. "No pueden dar explicaciones, por eso, esa petición es improcedente jurídicamente y a mí me hubiese gustado que tampoco se hubiese realizado esa petición porque ha creado un clima de tensión entre poderes que tampoco es bueno para la solución de los problemas sociales y, además, deslegitima un poco a las instituciones", manifestó.

El magistrado señaló que, "al final, se crea un maremagnum" y consideró que "la forma de haber reconducido este problema" creado pro la admisión a trámite, "que no debería haberse producido", es la impugnación de esa decisión, que ya ha materializado el Gobierno vasco.

"Yo entiendo que, dada la consideración de la propia decisión adoptada, se puede recurrir al Tribunal Constitucional porque se están poniendo también de manifiesto la posibilidad de vulneración de derechos que pueden ser amparados, como el derechos a la libertad de expresión o al ejercicio de cargos públicos. Esa hubiese visto la vía y no la otra que se sabe que está abocada al fracaso", agregó.

Tras rechazar que haya "hilos políticos" detrás de las decisiones del TSJPV "desde la imparcialidad e independencia", pero precisó que "los jueces tienen una ideología, una forma de ver la vida, los problemas sociales, las perspectivas, y eso influye en esto y en otros temas". "A la hora de interpretar la Ley y el Código Penal sí que ha influido, no cabe duda, la composición de la Sala de lo Civil y Penal", indicó.

EL RUIDO

A su juicio, en los últimos años la Judicatura "mete ruido" y recordó que, en los últimos años, "está casi todos los días en los medios de comunicación, con un asunto, con otro, con una decisión o con una sentencia". "Desgraciadamente, tal vez, estamos demasiado en los medios de comunicación", añadió.

Para el representante de la asociación progresista, "igual falta una poco de cultura democrática, de saber distinguir lo que es la política de lo judicial" y señaló que no se debería querer aprovecharse del ámbito judicial para la política y de que los jueces sepan también hacer su trabajo sin entrar en lo político, más allá de lo que puede ser lo estrictamente necesario". "Sí que hay una utilización o una situación que, en cierta manera sí es un poco perversa y no debería ser así", afirmó.

Jaime Tapia señaló que "hace falta un pacto de cordura entre toda la clase política para que se respete los ámbitos judiciales" y apuntó que "también habría que hacer, quizá, un llamamiento a la propia labor jurisdiccional en el sentido de que se trabaje también con una sensatez, con una imparcialidad, independencia y que el trabajo de los jueces intente pasar desapercibido".

LEY DE PARTIDOS

Respecto a la Ley de Partidos, recordó que se aprobó con una gran mayoría del PP y del PSOE y que, aunque "fue una Ley controvertida, pero tiene toda la legitimación constitucional porque el propio Tribunal Constitucional la avaló".

"Quizá en el futuro, habrá que ver, pero yo sostengo que es una Ley que no necesita cambiarse porque puede recoger futuras situaciones como partidos neonazis, fundamentalistas islámicos... que no son realidades muy ajenas a lo que está ocurriendo en Europa", apuntó.

A su juicio, igual se podría cambiar "algún precepto o alguna estipulación concreta", pero subrayó que "las leyes son muy difíciles de modificar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies