El último informe médico del hospital alertaba de que el sábado hizo una huelga de sed de doce horas

 

El último informe médico del hospital alertaba de que el sábado hizo una huelga de sed de doce horas

Actualizado 01/03/2007 20:21:52 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El último informe médico del hospital Doce de Octubre de Madrid sobre el preso de ETA José Ignacio de Juana Chaos, fechado el pasado 26 de febrero, alertaba de que el pasado sábado realizó una huelga de sed de doce horas, así como que el viernes se había quitado la sonda nasogátrica con la que se le alimentaba, informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Este informe médico fue remitido por la Audiencia Nacional el martes pasado, día 27, a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias mediante un auto en el que se precisaba que el recluso ya no dependía del tribunal de la Sala de lo Penal de la Audiencia que le condenó, al haberse pronunciado ya el Tribunal Supremo.

A pesar de que aún no se conoce la sentencia en su integridad, el Pleno de la Sala de lo Penal del Supremo adelantó el pasado 12 de febrero que le rebajaba la condena de 12 años y 7 meses impuesta por la Audiencia a 3 años de prisión, por un delito de amenazas no terroristas en concurso ideal con enaltecimiento.

Las fuentes consultadas señalaron que, en este caso, la sentencia se considera firme desde que se conoce el fallo del Supremo, porque es un derecho del preso su rápida clasificación de grado penitenciario.

El último informe médico, que ratifica otros anteriores, advertía del estado de salud en el que se encuentra De Juana por la huelga de hambre que mantiene desde el pasado 7 de noviembre. Los médicos afirmaban que, incluso con alimentación forzosa, su decisión de no ingerir alimentos "puede provocar lesiones orgánicas irreversibles que incluso podrían producirle la muerte súblita".

Según las fuentes consultadas, el recluso había añadido el sábado a la huelga de hambre una de sed que mantuvo durante 12 horas, lo que contribuía a agravar su situación, ya que al haberse arrancado la sonda no era posible que introducirle líquidos.

Tras estudiar el informe, Instituciones Penitenciarias decidió clasificarle en segundo grado y aplicarle el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario que permite que "con el fin de hacer el sistema más flexible, el equipo técnico podrá proponer a la Junta de Tratamiento que, respecto de cada penado, se adopte un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado".

En el caso de De Juana consisten en que mientras esté en el hospital, será controlado a diario por los servicios médicos y, después de causar alta, "permanecerá en su domicilio, con el horario que se determine, con seguimiento telemático continuado. Las salidas del mismo, para asistir a consulta e ingreso hospitalario o para el desarrollo de actividades terapéuticas, deberán ser previamente autorizadas por las unidades competentes del establecimiento penitenciario de destino".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies