La juez de Mercasevilla cita este miércoles como testigo al interventor del Ayuntamiento de Sevilla

Actualizado 20/10/2010 9:27:51 CET

SEVILLA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La juez de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya Rodríguez, ha citado este miércoles a declarar como testigo al interventor del Ayuntamiento de Sevilla, José Miguel Braojos Corral, dentro de las diligencias abiertas por la presunta venta irregular de los suelos de la sociedad mixta Mercasevilla, participada por el Ayuntamiento hispalense y Mercasa, a la compañía filial de Sando 'Sanma Desarrollos Urbanísticos', que se alzó con la adjudicación a pesar de que en el concurso público concurría una oferta superior por parte del Grupo Noga.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que la juez tomará declaración en la mañana de este miércoles día 20 de octubre a Braojos, todo ello tras la petición realizada al respecto por la representación jurídica de la imputada María Victoria Bustamante, debido a que Braojos ocupaba el cargo de interventor en el momento de la elaboración del pliego de condiciones y de la adjudicación a Sanma de un derecho de opción de compra sobre los terrenos de Mercasevilla, mientras que también era miembros del consejo de administración del merca, de manera que su testimonio "puede arrojar mucha luz sobre el proceso de preparación y resolución del concurso público" que se investiga en la causa.

En su escrito, la representación de la imputada se refería a la declaración policial del actual interventor municipal, prestada el pasado día 24 de septiembre de 2009, en la cual "realiza una serie de afirmaciones que contradicen frontalmente lo declarado por numerosos de los deponentes en la causa", ya que Braojos dijo que "el pliego de condiciones fue elaborado por Mariví Bustamante a requerimiento de Enrique Castaño", lo que "no goza de ningún soporte documental en las actuaciones, ni siquiera de un mínimo sustrato lógico que permita soportar tal sentencia".

DECLARACIÓN "IMPRESCINDIBLE"

Por ello, el abogado de la imputada consideraba "imprescindible" que el interventor "aclare" todo ello así como que "indique las fuentes de conocimiento que, en su caso, le llevaron a realizar la controvertida afirmación", añadiendo que esta aclaración "no es baladí", ya que "sirve de base, según criterio del inspector R. Salvador, para la construcción de una suerte de conspiración en la que Castaño actuaría como manipulador de los técnicos Bustamante y Ripollés para la fraudulenta adjudicación del concurso a Sanma".