El juez Del Olmo interroga hoy a tres de los detenidos en la operación "Sello II"

Actualizado 05/01/2007 10:29:46 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Juan Del Olmo toma hoy declaración a tres de los cinco detenidos por la Policía en el marco de la operación "Sello II" por su supuesta colaboración con los autores materiales de los atentados de marzo de 2004 en Madrid.

Está previsto que Del Olmo regrese hoy tras sus vacaciones navideñas, y que ante él serán conducidos los tres arrestados en Cataluña: Zohaib Khadiri, detenido en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona); Djilali Boussiri en Reus (Tarragona) y Nasreddine Ben Laid Amri en Vidreres, detenido en Tarragona.

Los otros dos implicados en una supuesta organización de apoyo al terrorismo islamista, son Samir Tahtah, actualmente preso en el penal de El Puerto de Santa María (Cádiz) y Kamal Ahbar, encarcelado en la prisión de Teixeiro (La Coruña). Su comparecencia ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 podría retratarse hasta la semana próxima ya que, al encontrarse ya en prisión por otros motivos, la regularización de su situación procesal no es tan urgente, según fuentes judiciales.

Las detenciones y los registros practicados por la Policía fueron coordinados desde la Audiencia Nacional por el juez Ismael Moreno, quien se encuentra de guardia esta semana. El asunto pasa a Del Olmo, que es el juez que venía supervisando las investigaciones sobre los implicados.

Tanto Tahtah como Ahbar, detenidos en operaciones anteriores contra el terrorismo islámico, se encuentran en régimen de aislamiento, de manera que están sometidos a un control muy directo por parte de los funcionarios de prisiones. Incluso sus salidas al patio, están reglamentadas, de manera que pueden salir muy pocas horas y se relacionan con muy pocas personas.

AYUDA A HUIDOS

La Policía cree que Tahtah, Ahbar, Khadiri y Ben Laid Amri podrían haber colaborado en la huida de dos de los presuntos implicados en los atentados del 11 de marzo en Madrid: Mohamed Belhadj y Mohamed Afala.

Belhadj fue supuestamente alquiló el piso de Leganés (Madrid) en el que se suicidaron varios de los miembros del comando islamista que llevó a cabo los atentados y de Afalah se piensa que se inmoló en un atentado terrorista en Irak en mayo de 2005. Ambos huyeron en un coche a Barcelona tras la inmolación en Leganés de siete de los presuntos terroristas que perpetraron el 11-M.

Boussiri, por su parte, servía de enlace con el argelino Daoud Ouhnane, a quien la Fiscalía de la Audiencia Nacional también incluye en el grupo presuntamente responsable de los atentados contra los cuatro trenes de Cercanías.

Las huellas de Ouhnane aparecieron en la bolsa de plástico donde los terroristas dejaron siete detonadores dentro de la furgoneta hallada en Alcalá de Henares la mañana del 11 de marzo.

En los registros de los domicilios de los cinco detenidos la Policía se ha incautado de documentación falsa (certificados de trabajo), dinero en efectivo, resguardos de llamadas telefónicas a Afganistán y recibos bancarios de envíos de dinero, tres ordenadores y una agenda PDA.

El marroquí Samir Tahtah había sido arrestado en su domicilio de Santa Coloma de Gramanet a medianos de junio de 2005 pasado en el marco de la operación 'Tigris' contra una red de envío de 'muyaidines' a Irak. Se le consideraba el máximo responsable de esta red y al parecer coordinaba las comunicaciones con los responsables de la red en el extranjero y el posterior envío de 'muyaidines' al país árabe.

La operación 'Sello II' también guarda relación con otra denominada 'Sello' y desarrollada paralelamente a 'Tigris'. En la 'Sello' la Policía detuvo a cinco presuntos islamistas que podrían estar relacionados con el 11-M y sirvió para conocer que Afalah habría participado en una acción suicida en Irak entre el 12 y el 19 de mayo.

Asimismo, 'Sello II' está vinculada con la operación 'Camaleón' desarrollada en enero de 2006 contra una célula asentaba en Madrid, pero con ramificaciones en Barcelona que reclutaba, adoctrinaba y enviaba a islamistas radicales a Irak desde España o colaborando en su tránsito hacia el país del Golfo Pérsico, procedentes del norte de África.