El juez Velasco acusa a Granados por el 'chitavazo' que le dio un guardia civil

Publicado 09/06/2016 13:52:15CET

Conforma la pieza 'I Talamino' en la que incluye al agente del soplo y a su asesor de seguridad, miembro del Instituto Armado en excedencia

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acusado al exsecretario general del PP Francisco Granados de aprovechar en su beneficio el 'chivatazo' del guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, que le advirtió en una discoteca a altas horas de la madrugada de que la Unidad Central Operativa (UCO) estaba investigando a su amigo el empresario David Marjaliza.

En un auto hecho público este miércoles --en el que conforma la pieza bautizada 'pieza I Talamino'-- el magistrado acusa también al agente y a su asesor de seguridad, miembro del Instituto Armado en excedencia, de revelación de secretos. No obstante, deja fuera a Marjaliza, que confesó haber "quemado" todos los documentos que le incriminaban después de que Granados le advirtiera.

Rodríguez Talamino, destinado en la UCO, se dirigió a Granados durante las fiestas de Valdemoro para advertirle de que había participado en la colocación de un dispositivo de vigilancia a las puertas de las oficinas de las empresas del empresario, en el centro comercial Plaza Éboli de Pinto.

El auto explica que el agente se encargó de preparar el vehículo que la Guardia Civil iba a emplear en su dispositivo de vigilancia. Tan sólo un día después de la instalación de los medios en el coche, Talamino ya llamó a Caro Vinagre para avisarle.

El chivatazo provocó que "nuevos objetivos de la operación conozcan la existencia de una posible investigación penal" lo que puso en peligro "el éxito de las pesquisas", dice el juez. Además, Granados intentó ampliar la información recibida y comprobó, a través de Internet, a qué se dedicaba el grupo que realizaba los seguimientos. "Esto tiene una pinta ¡mala, mala, mala!", le dijo a su amigo Marjaliza.

La cámara instalada en Plaza Éboli tuvo que ser retirada y otros implicados en la trama comenzaron a adoptar medidas de seguridad adicionales en sus comunicaciones. Además, Marjaliza, ordenó la compra de nuevos teléfonos y quemó "importantísimos documentos que hubieran servido de prueba".

DECLARACIÓN DE MARJALIZA

Durante su declaración ante el magistrado, Marlajiza recordó estos hechos. "Paco me dice: He coincidido en una discoteca de Valdemoro a las 4.00 horas de la mañana, con muchas copas, con un guardia civil y me ha dicho que están investigando a un empresario de Valdemoro que tiene su oficina en Pinto --explicó--. Y digo pues blanco y con asas, soy yo".

Marjaliza añadió que después le dijeron que "le habían balizado el coche" y que Granados le advirtió de que "tenía la UCO detrás". "Yo le digo: ¿Quién es la UCO? y en ese momento quemo todo", agregó, para precisar que entonces no conocía el papel de la Unidad Central Operativa (UCO) del Instituto Armado. "Sacamos tres carros del Carrefour y los llevamos a quemar", precisó.

"Paco me dice si hay cualquier cosa rómpelo. Yo tenía miles de cosas, muchas no valdrían pero cojo miedo, como es lógico", prosiguió el empresario, para asegurar: "Yo llevo mucho tiempo no sintiéndome a gusto conmigo mismo y, en ese momento, eso me sirve de acicate para que yo diga limpio todo. Y rompí todo y quemé todo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies