La jueza Victoria Rosell no podría ser candidata de Podemos si es imputada

La juez Victoria Rosell, de Podemos, en el Congreso
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 19:21:03CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El código ético que Podemos aprobó en su asamblea fundacional de Vistalegre en 2014 obliga a sus miembros a renunciar a sus cargos públicos, internos del partido o a cualquier candidatura en caso de ser imputados, procesados o condenados por determinadas faltas y delitos, entre los que figura la "corrupción".

Este punto de los estatutos podría afectar al futuro político de la jueza y diputada de Podemos, Victoria Rosell, en el caso de que resulte formalmente imputada --término que ahora, con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), se ha sustituido por el de "investigada"-- en la causa que abrió este martes contra ella el Tribunal Supremo por los delitos de cohecho, prevaricación y retardo malicioso en la administración de justicia.

El Supremo ha adoptado esta decisión tras haber admitido a trámite parte de la querella interpuesta contra ella por el exministro de Industria José Manuel Soria por irregulares en su forma de instruir el procedimiento abierto en las Palmas de Gran Canaria contra un empresario socio de su pareja.

IGLESIAS QUIERE QUE REPITA COMO CANDIDATA

Rosell dejará de ser diputada el próximo martes, cuando se disuelvan las Cortes, ya que este miércoles ha renunciado a su puesto de la Diputación Permanente del Congreso que la habría mantenido como aforada en el Supremo hasta la constitución de las nuevas Cortes.

A este respecto, los estatutos del partido morado instan a sus cargos a evitar "cualquier privilegio jurídico o material derivado de forma directa de la condición de representante", como los aforamientos.

Eso sí, en su condición de juez sigue siendo aforada como titular de un juzgado de Instrucción, por lo que su caso ya no correspondería al Tribunal Supremo y pasaría al Tribunal Superior de Justicia de Canarias, según indicaron a Europa Press fuentes jurídicas. A este aforamiento no se puede renunciar salvo expulsión de la carrera judicial.

El desarrollo de la investigación contra ella podría afectar a su futuro político pues previsiblemente Rosell volverá a ser candidata de Podemos por Las Palmas en las elecciones del 26 de junio, tal y como ha anunciado el líder del partido morado, Pablo Iglesias. En caso de volver a ser elegida, tomaría posesión de su escaño en torno al 20 de julio y recuperaría su fuero ante el Supremo. Para entonces, Rosell espera que en el TSJ de Canarias se haya "desmontado la mentira" que atribuye al exministro Soria.