La Junta de Andalucía cambia de casa de acogida a la mujer maltratada para que su agresor no sepa su paradero

Actualizado 11/12/2010 15:36:34 CET

CANTILLANA (SEVILLA), 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha tomado la determinación de cambiar de casa de acogida a una mujer maltratada con el fin de evitar que su agresor tenga conocimiento de su paradero, según dictaba un auto de un juez de Utrera (Sevilla) en el que además establecía el centro en el que residía como punto de encuentro para las visitas de éste a la hija que tienen en común.

Así lo ha indicado, en declaraciones a los periodistas al inicio de un acto de partido en la localidad sevillana de Cantillana la consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, quien ha tachado de "incongruente" además este punto del auto en el que se menciona que la mujer tiene que comunicarle a su agresor el lugar en el que se encuentra. "Es otra contradicción más en el auto y sobre las medidas de protección que el propio juez establece a la víctima", ha señalado.

Así las cosas, ha insistido en que la situación que genera este auto es "absolutamente impensable", ya que "sin entrar a valorar si el padre tiene derecho o no a ver a su hija, sí está muy claro que el régimen de visitas no se puede desarrollar en la casa de acogida".

En este sentido, ha informado de que este régimen de visitas "no se está desarrollando" a pesar del auto dictado por el juez y ha reiterado que en cualquier caso desde la Junta de Andalucía "no" lo van a permitir.

"Las casas de acogida sirven para proteger los derechos y libertades de las mujeres (maltratadas), por lo que no podemos dejar que se conviertan en el punto de encuentro porque existen otros puntos específicos para tal fin", ha recordado la consejera, al tiempo que ha insistido en que en caso contrario "se pondría en peligro la seguridad y confidencialidad" a la que están obligados a guardar "con todas las víctimas, no sólo con esta madre en concreto".

La consejera ha señalado, igualmente, que este auto "es de alguna forma una medida que obliga al propio maltratador a incumplir la orden de alejamiento", ya que como ha dicho, "se está dictando una orden de alejamiento y al mismo tiempo se está diciendo que acuda a la casa de acogida donde se encuentra la víctima a llevar a cabo el régimen de visitas a su hija".

Para Navarro, se trata de algo "absolutamente impensable e incoherente" por lo que desde la Junta ya han comunicado al CGPJ y a la Fiscalía de Sevilla que es "imposible" que este régimen de visitas se pueda llevar a cabo en una casa de acogida. Además, ha indicado que la propia víctima, que se encuentra "bien y tranquila", ha puesto ya el recurso correspondiente.

Del mismo modo, ha recordado que "a estas alturas" y después de los años que lleva en desarrollo la Ley Integral de Violencia de Género "nunca" se ha dado una situación similar y ha añadido que "en estos momentos la inmensa mayoría de las sentencias no sólo se ajustan al derecho sino también al sentido común", a pesar de que "en este caso probablemente se ajuste a derecho, pero a lo que no se ajusta es al sentido común".

Preguntada sobre los motivos que han podido llevar a este juez a dictar un auto así, la consejera ha mostrado su desconocimiento aunque ha comentado que no cree que haya sido "por falta de información", ya que un magistrado "sabe perfectamente que existen puntos de encuentro específicos para desarrollar un régimen de visitas". "No puedo entender qué le ha pasado por la cabeza a esta persona", ha admitido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies