El jurado considera culpable de homicidio al gitano acusado de apuñalar a otro en Torreblanca (Sevilla)

 

El jurado considera culpable de homicidio al gitano acusado de apuñalar a otro en Torreblanca (Sevilla)

Actualizado 01/02/2006 15:12:31 CET

SEVILLA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El jurado popular que desde el martes deliberaba sobre la inocencia o culpabilidad de José Fernando J.M., de etnia gitana, como presunto causante de la muerte a puñaladas por una discusión anterior de J.O.F., vecino del barrio de Torreblanca (Sevilla), ha considerado en torno a las 12.30 horas de hoy al acusado culpable de un delito de homicidio.

Fuentes del caso indicaron a Europa Press de que los miembros del jurado no apreciaron las agravantes de alevosía y ensañamiento solicitadas por la acusación particular, que pedía 22 años de cárcel para el acusado por asesinato, ni la circunstancia eximente de legítima defensa que solicitó la defensa para su libre absolución. Así, el jurado se adhirió a la tesis sostenida por el Ministerio Fiscal, que se mantiene en su petición de 12 años de cárcel.

De esta forma, tanto la acusación particular como la defensa modificaron las penas pedidas. Mientras que la primera solicitó la máxima pena por homicidio --15 años--, la segunda hizo lo propio con la mínima, un total de 10 años.

Todas las partes, asimismo, se adhirieron a las indemnizaciones solicitadas por la Fiscalía --después de que la acusación particular modificara sus peticiones al respecto durante el juicio, para ajustarse a los baremos del presente año 2006--, consistentes en una cantidad de 93.166,95 euros para la viuda, 15.527,82 euros para cada uno de los cuatro hijos mayores de edad y 38.819,56 euros para cada uno de los dos hijos menores.

El acusado afirmó durante la única sesión de vista oral, celebrada el pasado lunes día 30, que la agresión se produjo en defensa propia, puesto que el fallecido atacó primero y la intención del acusado era ir a arreglar las discrepancias "con el corazón en las manos".

En su declaración, el acusado afirmó que no habían existido incidentes previos entre ambas familias y que la discusión anterior que desencadenó los hechos principales se produjo "porque él decía que yo circulaba con mi coche muy deprisa". Aquel día, el acusado circulaba con su vehículo "cuando le vi venir detrás mía muy enfadado". Según su versión, paró el coche a unos 150 metros de la casa del fallecido y empezaron a discutir. "Llegamos a las manos y tuvo que separarnos su mujer", añadió.

Días después, y tras advertencias de que "le estaban buscando", José Fernando J.M. fue al domicilio del difunto, en la calle Castaño, "para arreglar las cosas". "El me vio llegar y salió con una 'chopa' --una caña de junco hueca con una pieza de acero afilada e incrustada en el extremo--", relató, añadiendo que es un arma "terroríficamente peligrosa".

ASESTO NUEVE PUÑALADAS

"El Señor Jesús de Nazaret sabe que yo no quería pelearme con nadie", dijo el acusado, que contó como, paralizado y "sin escapatoria", sacó la navaja, "que siempre llevo encima", para defenderse de la agresión. El fallecido, siempre según el relato del enjuiciado, "me atacó con la lanza, y yo salté y giré hacia la izquierda para evitarla, aunque me dio de perfil".

José Fernando J.M. agarró el extremo de la 'chopa' y J.O.F. la zarandeó para que éste la soltara, llegando en el proceso a cortarle la mano. "Ahí ya me dio la emoción", afirmó el encartado, que afirmó que empezó a apuñalarle, sin saber a ciencia cierta el número de puñaladas que asestó.

Las puñaladas, un total de nueve en el lado izquierdo del tórax, abdomen y zona hemidorsal, le causaron lesiones de tal gravedad que acabó muriendo dos días después. El acusado se dio a la fuga, huyendo a la localidad de Linares (Jaén), donde fue detenido por la Policía Nacional el 30 de agosto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies