La Justicia belga fija para el 18 de abril la audiencia sobre las euroórdenes contra Serret, Puig y Comín

Los tres exconsellers huidos en Bélgica Lluís Puig, Toni Comín y Serret
EUROPA PRESS
Actualizado 12/04/2018 13:05:39 CET

BRUSELAS, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Justicia belga ha fijado para el próximo miércoles, 18 de abril, la audiencia de los tres exconsellers Meritxell Serret, Lluís Puig y Toni Comín ante el tribunal que deberá decidir en primera instancia sobre las órdenes europeas de detención y entrega emitidas por el magistrado del Tribunal Supremo que investiga el 'procés' Pablo Llarena, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Esta primera comparecencia tiene carácter "preliminar", han indicado las mismas fuentes, por lo que no se espera que el juez tome todavía una decisión sobre el fondo del asunto.

Así, los tres exconsellers comparecerán ante la Cámara del Consejo, el tribunal de primera instancia que deberá decidir sobre las órdenes de detención y entrega que Llarena reactivó en marzo después de que las retirase en diciembre del año pasado.

La audiencia tendrá lugar después de que el juez de instrucción que tomó declaración el pasado jueves a Serret, Comín y Puig y decidió dejarles en libertad con medidas cautelares. En concreto, ninguno de los tres puede abandonar Bélgica y deben comunicar un domicilio fijo y ponerse a disposición de las autoridades belgas cuando lo requieran.

Según establece la legislación belga, la Cámara del Consejo dispone de 15 días para determinar si la orden es ejecutable o no. En caso de que su decisión fuera recurrida, las partes podrán acudir primero al Tribunal de Apelación y después la Tribunal de Casación.

En los dos casos, las salas tienen otros 15 días para resolver el asunto, aunque estos plazos son orientativos en casos en los que las personas requeridas no están en prisión preventiva.

De los tres exconsellers que permanecen en Bélgica, Comín es el único procesado por Llarena por un delito de rebelión, al que se le suma el de malversación de caudales públicos. Serret y Puig, por su parte, han sido procesados por delitos de desobediencia y malversación.