LAB desarrollará una campaña "ideológica" en empresas para reivindicar la autodeterminación desde el ámbito laboral

Actualizado 09/02/2007 14:56:36 CET

BILBAO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

LAB desarrollará en los próximos meses en empresas y centros de trabajo de Euskadi y Navarra una campaña "ideológica" bajo el lema "Langileok autodeterminazioa", con el objetivo de trasladar y reflejar desde el ámbito laboral la reivindicación de la autodeterminación.

El secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, y la vicesecretaria de LAB, Ainhoa Etxaide, presentaron hoy en rueda de prensa en Bilbao esta campaña dirigida "a los trabajadores de Euskal Herria, que son el sujeto clave para avanzar hacia cambios políticos y sociales, que este pueblo necesita y anhela".

Etxaide explicó que esta campaña "responde al actual contexto caracterizado, por una parte por esa necesidad de la mayoría social de este pueblo de avanzar y de ganar un escenario de paz y de soluciones políticas que supere décadas de sufrimiento y confrontación y, por otro, por la oportunidad histórica que tenemos para conseguir ese escenario y la necesidad de centrarnos en las claves que van a posibilitar llegar a ese escenario, que son el reconocimiento de Euskal Herria y su derecho a decidir libremente su futuro".

Con su campaña, LAB se dirigirá a la clase trabajadora para explicar, mediante un decálogo, "a qué responde el derecho a decidir y cuáles son las bases de ese derecho a decidir", así como "ligar ese derecho a decidir a las reivindicaciones económicas y sociales que actualmente tiene la clase trabajadora vasca".

La vicesecretaria de LAB denunció que se hace "una manipulación burda de esa voluntad de decidir libremente nuestro futuro", así como que "algunos hacen de la existencia del pueblo vasco y de su legítimo derecho a decidir su futuro una agresión contra otro pueblo, como si estuviéramos hablando de imponer algún modelo político o social".

Por su parte, Díez Usabiaga señaló que el derecho de autodeterminación de un pueblo es "un principio democrático, que no va contra nada ni contra nadie". A su juicio, es un principio "que tiene que ser punto de convergencia de todas las culturas políticas a la hora de asentar bases democráticas y responder en este momento al conflicto y al carácter de conflicto político que se vive en nuestro país".

Según explicó, la intención de LAB es trasladar lo que es el concepto del derecho a decidir "a las temáticas concretas en el mundo económico y social, en torno a las condiciones laborales de los trabajadores, por ellos tiene que ser protagonistas a la hora de decidir ese tipo de políticas sociolaborales".

"Queremos engarzar lo que es derecho de autodeterminación y derecho a decidir con algo directamente relacionado con el trabajador, por lo que el segundo lema del decálogo es 'Vivimos y trabajamos en Euskal Herria, decidamos aquí', en relación a las medidas económicas, sociales y laborales", precisó.

Díez Usabiaga rechazó que temas como la negociación colectiva, las reformas laborales o de pensiones se estén planteando o se decidan "de manera centralizada en Madrid, al margen de los trabajadores de este país", así como que acuerdos "que realizamos aquí en temas tan importantes y estratégicos como la formación continua se saboteen en Madrid".

Asimismo, dijo que LAB no quiere que "haya un diálogo social en Madrid entre CC.OO. UGT, CEOE y el Gobierno del PSOE que pretenda definir todas las políticas y sociolaborales al margen de nuestra política sindical propia".

"Queremos que ese derecho a decidir signifique que nuestras instituciones puedan disponer de capacidad legislativa a la hora de articular políticas de empleo eficaces y sociales y no solamente elementos de maquillaje y marketing, como se nos viene planteando permanentemente por los responsables de empleo del Gobierno vasco y navarro", aseveró.

Díez Usabiaga dijo que LAB quiere "que los acuerdos que podamos alcanzar aquí se respeten, que los acuerdos entre los agentes sociales y económicos vascos sean respetados". En ese sentido, apostó por un diálogo social "entre agentes económicos, sindicales e institucionales, pero de primera división, con contenidos autónomos y que no esté dependiendo de otros marcos de diálogo social".

El responsable de LAB se mostró convencido de que "el derecho a decidir, que el ser protagonistas en primera persona de lo que tiene que ser la política económica y social de este país, es una palanca para el cambio políticosocial y un elemento positivo para todos los trabajadores". Así, advirtió de que "no hay que significar y ver en el derecho a decidir un factor negativo, sino que tiene que configurarse como un factor positivo, por encima incluso de las ideologías y planteamientos de cada trabajador".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies