Lágrimas y dolor en la despedida del militar abulense muerto en Líbano, Juan Carlos Víllora

Actualizado 27/06/2007 0:05:08 CET

LANZAHÍTA (ÁVILA), 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Juan Carlos Víllora, el militar abulense de 20 años que murió en el sur de Líbano víctima de un atentado junto con otros cinco compañeros, recibió hoy sepultura en su localidad natal, Lanzahíta (Ávila), tras un funeral en el que destacaron las lágrimas y el dolor de sus familiares, amigos y vecinos en una jornada calurosa en el sur de la provincia abulense.

Los restos mortales del militar llegaron a Lanzahíta sobre las cinco menos cuarto de la tarde procedentes de Paracuellos del Jarama (Madrid), donde se había celebrado el funeral de Estado en la base de Brigada Paracaidista (Bripac), y fueron varios cientos de personas quienes acudieron a la celebración en la Parroquia de San Juan Bautista.

Cubierto con la bandera de España, el féretro del malogrado militar fue llevado a hombros por sus compañeros, antes de que el párroco, Luis Carlos Hernández, pronunciase un responso en su memoria.

Los militares entregaron después la bandera a su madre y a su hermana, de 17 años, que ya tenían consigo la gorra negra paracaidista de su hijo, y que entonces lamentaron con sollozos y gritos la fatal perdida: "¡No me han dejado verte", exclamaron, a la vez que los asistentes ovacionaron al paracaidista desaparecido.

Al funeral también acudió, como la madre y la hermana con efectos del cansancio y el dolor de las últimas horas, el padre del militar y su abuela.

Entre las autoridades asistentes al sepelio se encontraban el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo; el presidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago; el delegado del Ministerio de Defensa en Segovia y Ávila, comandante Luis Díaz Ripoll, y el presidente de la Diputación de Ávila, Agustín González.

También acudió el diputado por Ávila y secretario de Organización del PP, Sebastián González, así como varios alcaldes de la comarca, entre ellos el de la propia localidad, Moisés Sánchez Vetas, quien compartió los primeras horas de dolor con el padre del fallecido.

Alejo manifestó a los periodistas que "el pueblo español puede sentirse orgulloso de sus Fuerzas Armadas porque llevan a cabo una labor por mandato del Parlamento y a petición de Naciones Unidas"; mientras que Fernández Santiago lamentó el fallecimiento y destacó "la contribución" de estos militares a pacificar la zona.