Landelino Lavilla: Adaptaciones a la Constitución, sí; proceso constituyente, no

 

Landelino Lavilla: Adaptaciones a la Constitución, sí; proceso constituyente, no

Landelino Lavilla, miembro del Consejo de Estado
EUROPA PRESS
Publicado 07/02/2017 13:25:26CET

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El exministro de UCD, ex presidente del Congreso y hoy miembro del Consejo de Estado Landelino Lavilla considera que probablemente la Constitución española necesita "las primeras adaptaciones" para hacer frente a "los cambios o los problemas" que han surgido desde 1978, particularmente en Cataluña, pero no es partidario de un proceso constituyente.

Lavilla cree que en Cataluña se vive "un momento muy delicado, muy arriesgado" y "con peligro", pero ha confiado en que "al final el buen sentido de unos y otros hará que las cosas se encarrilen" y lo que ahora parecen "tendencias destructivas" den paso a un empeño por "reconstruir".

"No veo razón para iniciar periodo constituyente pero sí, probablemente, para verificar las primeras adaptaciones que haya que hacer en la Constitución a los cambios producidos o a los problemas que se han detectado", ha manifestado en una entrevista en la Cadena Cope, recogida por Europa Press.

El hoy consejero de Estado ha avisado de que considerar la Transición como un proceso para tapar el franquismo es "una interpretación perversa que conduce a un proceso de degradación y de destrucción", cuando en realidad la Transición, y así se vio durante los primeros 25 años, fue "un proceso rigurosamente constructivo" que lo que buscaba era entendimiento y concordia, poner las bases de una convivencia en la que cupieran los españoles de cualquier ideología.

Además, ha recordado que un objetivo fundamental de la Transición fue precisamente "generar una conciencia de estabilidad constitucional", porque en la historia de España, a cada elección se iba con la idea de un nuevo proceso constituyente.

Después de 1978, ha explicado, ya no hacía falta iniciar un proceso constituyente después de cada elección, porque "la Constitución tiene mecanismos para dar respuesta, desde sus propias previsiones, a los problemas distintos que se vayan presentando".

Los países estables constitucionalmente, ha dicho, no hacen una Carta Magna nueva "después de cada episodio que se produce sino que tienen capacidad de regir ordenadamente los cambios cuando las circunstancias se alteran".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies