El letrado del nigeriano fallecido al ser deportado dice que las azafatas contradicen la versión policial

Actualizado 22/10/2007 20:38:43 CET

ELX (ALICANTE), 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El abogado del ciudadano de origen nigeriano fallecido el pasado mes de junio cuando era deportado a su país, Pedro Víctor de Bernardo, aseguró hoy que las tres mujeres miembros de la tripulación de la aeronave que han declarado en esta jornada en Elx (Alicante) contradicen la versión de los hechos facilitada por los agentes del Cuerpo Nacional de la Policía que custodiaban al fallecido.

Tres de los cuatro miembros de la tripulación llamados hoy a declarar testificaron hoy ante el juzgado de instrucción número 1 de Elx, que investiga la muerte de Osamuyi A., ocurrida el pasado 9 de junio, cuando estaba siendo extraditado a su país desde Madrid acusado de delitos como agresión sexual, amenazas y resistencia y desobediencia a la autoridad. Una de las sobrecargos no hizo acto de presencia al no haberse podido localizar, según señaló Pedro Víctor de Bernardo.

Según recordó el abogado, los agentes aseguraron que ataron de manos al deportado, Osamuyi Akpitaye, y que lo amordazaron usando una cinta adhesiva porque mostraba un estado agresivo y ya habían forcejeado.

Sin embargo, según el letrado, las tres personas que prestaron declaración afirmaron que no se produjo forcejeo y que, contrariamente a lo que señalaron los agentes de la Policía Nacional, en ningún momento el fallecido se soltó las ataduras de las manos. Además, el letrado expuso que el ciudadano de origen nigeriano fue amordazado "en el interior del avión", según el testimonio de los testigos interrogados.

UNA TERCERA DECLARACIÓN Así mismo, Pedro Víctor de Bernardo confirmó que va a solicitar la declaración de un tercer agente de la Policía Nacional que viajaba en el avión de paisano y que ayudó a dos compañeros uniformados a sentar al fallecido en la butaca de la aeronave.

Por su parte, la familia y allegados del fallecido, que se concentraron a las puertas del Palacio de Justicia, insistieron en que la muerte de Osamuyi Akpitaye fue consecuencia de la actuación de los agentes de la Policía Nacional que lo custodiaban.

Uno de los seis hermanos del fallecido, Ikomwasa Akpitaye, solicitó agilidad a la Justicia en la instrucción de la investigación dado que, según expuso, la intención de la familia es repatriar el cuerpo sin vida de Osamuyi Akpitaye a Nigeria. De momento, según explicó, no lo pueden hacer porque la investigación judicial se lo impide. Por ello, el cuerpo sin vida del joven permanece en un tanatorio de la ciudad de Alicante.

Osamuyi Akpitaye, de 23 años, murió el pasado 9 de junio en un avión de la compañía Iberia cuando, junto a otros inmigrantes estaba siendo deportado a su país. La aeronave había despegado del aeropuerto de Barajas pero se vio obligada a aterrizar de emergencia en el aeropuerto de El Altet por el fallecimiento del ciudadano nigeriano. La autopsia reveló síntomas de asfixia en el fallecido y que había sido amordazado con un cinta adhesiva.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies