En libertad provisional uno de los cabecillas del mayor laboratorio de droga en Europa

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 16:46:00 CET

La Audiencia de Madrid acordó el pasado mes de marzo su puesta en libertad

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Uno de los cabecillas del mayor laboratorio de droga desmantelado en Europa, Lauro S.S., salió en libertad provisional el pasado mes de marzo tras permanecer en prisión preventiva desde enero de 2011 al ser uno de los detenidos en la 'Operación Colpaso' desarrollada por la Policía Nacional, han informado fuentes jurídicas.

La Sección 29 de la Audiencia Provincial de Madrid acordó el pasado mes de marzo su puesta en libertad en un auto que resolvió el recurso de apelación presentado por el abogado de Lauro contra la orden de prisión.

Tras su detención, el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid ratificó el 29 de enero de 2011 su orden de prisión en el marco de las diligencias abiertas para esclarecer la presencia de "una red dedicada a la introducción en España y posterior distribución por el territorio nacional de sustancias estupefacientes de gran daño a la salud".

Se trataba de "un grupo organizado que también realiza una actividad ilícita de blanqueo de capital proveniente del negocio ilícito de la droga por medio de autopréstamos a terceros, y constitución y venta de hipotecas cambiarias, tanto con fondos propios como con fondos ajenos, además de protagonizar una pluralidad de hechos delictivos conexos a la actividad principal".

Entre las medidas cautelares impuestas, los magistrados de la Audiencia de Madrid le han retirado el pasaporte y le ha impuesto la obligación de comparecer ante el juzgado más próximo a su domicilio todos los lunes.

Su detención se enmarcó en la macroperación que desarrollo la Policía Nacional durante casi tres años y que llevó a la detención de los principales líderes del crimen organizado asentado en Madrid. Entre los detenidos, estaban la conocida como la 'Reina de la coca', que también está ya en libertad provisional, y los jefes del clan de los Búlgaros o los Miami.

El grupo empresarial liderado por Lauro, dedicado al negocio de la restauración y propietario de diversos locales de ocio en Madrid, era el encargado de distribuir la cocaína del laboratorio de Villanueva de Perales desmantelado por la Policía Nacional en el marco de la 'Operación Colapso'.

La trama se dedicaba a distribuir las sustancias estupefacientes y canalizar los beneficios a través de un entramado financiero para proceder a su blanqueo. Fruto de ese blanqueo, dicho grupo poseía bienes tasados en más de 50 millones de euros.

El administrador de gran parte de estos bienes y cabeza visible del grupo era este importante empresario. Incluso intentó introducir dos barcos con sustancia estupefaciente desde el extranjero, aunque finalmente ambos envíos fueron frustrados en su origen y no llegaron a costa española.

Esta circunstancia obligó al grupo a buscar otras vías de financiación, y eso les llevó a contactar con el grupo de narcotraficantes que regentaba el laboratorio desmantelado, y cuyos cabecillas eran dos hermanos colombianos y dos ciudadanos españoles.

En el marco de la cooperación establecida entre ambos grupos, los narcotraficantes daban entrada a las sustancias estupefacientes, mientras que el grupo empresarial capitaneado por Lauro Sánchez facilitaba la red de distribución que tenía establecida por toda España.

Las ganancias serían desviadas por dos miembros del grupo de empresarios, concretamente dos hermanos mecánicos propietarios de un taller en Paracuellos del Jarama. Éstos pretendían ser también los distribuidores de la droga que finalmente saliera del laboratorio de Villanueva de Perales.

UN TOTAL DE 25 DETENIDOS

Estas informaciones, resultantes de las investigaciones iniciadas en enero de 2009, llevaron a agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional a asaltar en la madrugada del 7 de noviembre de 2010 el laboratorio de Villanueva de Perales y detener a las cinco personas que se encontraban en él: un español y cuatro colombianos.

Estos últimos eran los responsables de instalar técnicamente el equipamiento y material del laboratorio. La instalación estaba protegida por todo tipo de medidas de seguridad, algunas de ellas desconocidas por los agentes. En el laboratorio se encontraban más de 33 toneladas de productos precursores.

La operación concluyó con un total de 25 detenidos, de los cuales 20 ingresaron en prisión. Trece de ellos era miembros del grupo de narcotraficantes, dos son miembros del bufete de abogados, mientras que el resto eran pequeños distribuidores y miembros del grupo empresarial liderado por Lauro S. S.