Los líderes de ANC y Òmnium tras declarar: "No reconocemos el delito que se nos imputa ni la competencia del tribunal"

Contador
Publicado 06/10/2017 14:09:16CET

Insisten en que las concentraciones fueron pacíficas y acusan al juez de Barcelona de actuar con opacidad en las detenciones

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, han asegurado este viernes tras prestar declaración como investigados en la Audiencia Nacional que no reconocen el delito de sedición que le imputa la Fiscalía así como tampoco la competencia del órgano para juzgarles en tanto no han cometido ninguna irregularidad.

Así se han expresado en declaraciones a los medios a las puertas de la Audiencia Nacional donde han explicado que ninguno de ellos ha respondido a las preguntas planteadas por el Ministerio Fiscal en relación a los incidentes ocurridos el pasado 20 y 21 de septiembre durante los registros y detenciones ordenados por el Juzgado número 13 de Barcelona contra la preparación del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.

Sànchez sí ha respondido a las preguntas de su abogado para "dejar bien claro la legitimidad de una movilización pacífica de una parte importante de la ciudadanía de Cataluña" que, según ha dicho, ni comprende ni acepta las actuaciones judiciales emprendidas. Además ha acusado al juez que instruye la causa en Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, de actuar con "opacidad" y bajo secreto de sumario. "No sabemos hasta qué punto las actuaciones son proporcionales para los objetivos que buscan", ha dicho.

Los líderes de las asociaciones soberanistas, acusados de delito de sedición penado con hasta 15 años de cárcel, registraron este jueves un escrito ante el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional en el que alegaban conflicto de competencias argumentando que este órgano no es competente para juzgar este tipo de actuaciones y que debería corresponder a un juzgado ordinario de Barcelona, según han expuesto las fuentes jurídicas.

NUEVOS DELITOS

Las mismas fuentes han matizado que se han acogido a su derecho a no declarar tras tener conocimiento de la existencia de un nuevo atestado de la Guardia Civil relacionado con los incidentes de Barcelona y los días posteriores y que, tras ser estudiado por la Fiscalía, serán citados a declarar en la Audiencia Nacional. Apuntan además que se les podría acusar de nuevos delitos y que la Fiscalía, a diferencia de hoy, podría pedir medidas cautelares para ambos tras una segunda declaración judicial.

"La voluntad que nos amparaba era la de ejercitar el derecho a la movilización para protestar por unas actuaciones del todo injustificadas y, a día de hoy, esa movilización sigue siendo un referente de civismo. En ningún caso esas personas pretendían alterar lo que la Fiscalía quiere hacer creer de lo que se quería alterar", ha dicho Sànchez, que ha aportado a la juez del caso el documento por el cual la asociación solicitaba a la Consejería de Interior catalana la celebración de las concentraciones de esos días en la ciudad condal.

"No reconocemos ningún tipo de delito en nuestra actuación del pasado 20 de septiembre. Estamos convencidos de que no ha habido ningún acto violento y ese día es una prueba mas porque se actuó bajo el principio de no violencia", ha dicho Cuixart que ha calificado de "incongruente" la acusación de la Fiscalía. La denuncia, firmada por el teniente fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo, les acusaba de impulsar las movilizaciones con las que se impidió la actuación de los agentes de la Guardia Civil, cuyos vehículos acabaron con lunas rotas y repletos de basura.

Al respecto el líder de Òmnium ha dicho que desde estas entidades están haciendo que "la voluntad del pueblo catalán" se pueda expresar y ha denunciado que se está produciendo un "intento de judicialización de un problema político", por lo que han emplazado al Estado a iniciar un diálogo con el Gobierno de la Generalitat y a aceptar las propuesta de mediación en el conflicto.

"La comunidad internacional está dando pruebas de la necesidad de ese diálogo. Pido de manera muy sentida y en especial al Gobierno español y a las Cortes Generales y al Jefe del Estado que entiendan que, el tiempo, las horas, son muy importantes para buscar salidas dialogadas y dar un recorrido a una solución política. Negar el diálogo es ahondar en el conflicto", ha enfatizado Cuixart que ha insistido en que la única solución es "poner las urnas en la calle".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies