Llamazares reconoce que "probablemente pasen los San Fermines" antes de que se concrete el futuro Gobierno de Navarra

Actualizado 05/07/2007 13:32:42 CET

Considera "absurdo" que el PP pida que se entreguen las actas del diálogo con ETA y denuncia que busca "dividir y confrontar"

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, apuntó hoy que, según las informaciones que tiene, "las cosas van lentas" en lo que se refiere a la conformación de un Gobierno de izquierdas en Navarra, por lo que afirmó que "probablemente pasen los San Fermines y no se sepa cómo va a terminar" ese futuro Gobierno.

En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, aseguró que tiene la impresión de que, "sobre todo el PSOE, está con un ojo en Navarra y con otro mirando a las próximas elecciones generales" algo que, a su juicio, tiene más que ver "con la repercusión electoral general que con la propia negociación que está teniendo lugar en Navarra".

Eso sí, Llamazares quiso resaltar que en esta negociación hay "aspectos perfectamente salvables", al tiempo que insistió en que desde IU son "partidarios de que haya un acuerdo que comprometa a la izquierda navarra".

DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Por otro lado, en lo que tiene que ver con las resoluciones presentadas por el PP en el Debate del Estado de la Nación, entre las que destaca la petición de que se entreguen las actas del diálogo con ETA, Llamazares indicó que "es un absurdo que los demócratas" utilicen las actas con una organización terrorista -"algo que además le gusta mucho a ETA porque les gusta hacer de burócratas"- para "dividir y confrontar".

"Pretender que un Gobierno traslade al Congreso y oficialice los contactos con una organización terrorista, sobre todo después de que esos contactos han fracasado, es un sin sentido, igual que sería pedirle a un Gobierno que traslade al Congreso los documentos de los contactos anteriores", expuso.

Por eso, señaló que si el PP cree que eso se debe hacer, debería comenzar por pedir todos los contactos que ha habido con ETA por parte de Suárez y otros presidentes. Reconoció que "siempre puede haber una primera vez", pero reiteró que esta petición "no tiene sentido político y tiene únicamente un sentido inquisitorial".

Así, el líder de IU subrayó que cuando se produce una propuesta que es un "disparate, lo normal es que termines solo en el Congreso". Además, añadió que tiene la impresión de que el PP, "en los últimos tiempos, en tema de terrorismo, se pasa en la frenada".

Sobre revocar la resolución que avaló el diálogo con la banda, estimó que es también un "disparate" pretender revocar una decisión del Congreso, es algo que "no tiene precedente, porque esas decisiones tienen sentido en el momento en que una mayoría las considera oportunas". "Cuando pasa el periodo de tregua esa resolución no tiene operatividad, por lo que es un absurdo pretender su revocación", puntualizó.

"Zapatero dijo algo en lo que creo que coincide hasta el PP, que es que a partir del atentado de la T4 se rompe cualquier contacto, todos los demócratas responden únicamente mediante Estado de Derecho y no hay proceso de negociación, y dijo que éste no se retomaría. Esos eran los requisitos que planteaba el PP antes del debate, pero luego inventó otro requisito, como es ahora pedir las actas", criticó.

2.500 EUROS POR HIJO

Preguntado acerca de la medida anunciada por Zapatero que contempla el pago a las familias de 2.500 euros por cada hijo, apuntó que no le parece "bien aprovechar" un Debate del Estado de la Nación para presentar esta iniciativa, que tiene "un coste alto y que debería hacerse en el marco de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año, de manera formal, para que se conozca la partida y el tipo de crédito con el que se paga".

Reclamó que haya un "mínimo de seriedad y seguridad" y manifestó que IU tampoco está de acuerdo en el contenido de la medida, porque cree que sería "mucho mejor un modelo en el que frente al cheque haya un reconocimiento de un derecho". Así, por ejemplo, abogó por la enseñanza pública y gratuita de cero a tres años, es decir, "la guardería pública, que sería una aportación a las familias mucho más importante que este cheque de 2.500 euros".

En este sentido, vaticinó que este no será el único anuncio sorpresa de los próximos meses, puesto que "se inicia ahora una larga campaña electoral y habrá más sorpresas". Llamazares denunció que el Gobierno "no se resiste al populismo y al electoralismo y da la impresión de que continuará así".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies