Llamazares ve "fraude de ley" en el caso Taguas y espera que ningún grupo apoye al Gobierno en la moción en el Congreso

Actualizado 19/05/2008 15:44:08 CET

Considera que el Gobierno está "desacelerado, confuso y hace de la retórica una cortina de humo para no afrontar la crisis económica"

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Izquierda Unida (IU) y diputado, Gaspar Llamazares, afirmó hoy que "da la impresión" de que el fichaje del ex jefe de la Oficina Económica de La Moncloa, David Taguas, por Seopan, es un "fraude de ley". Por eso consideró "imprescindible" desarrollar el reglamento de la Ley de Incompatibilidades y hacer que la Oficina de Conflictos de Intereses sea "realmente independiente".

Comentó esto en rueda de prensa de cara al debate de mañana en el Congreso de los Diputados en torno a la moción planteada por su grupo parlamentario que rechaza el fichaje de Taguas por el lobby de los constructores, Seopan. Sobre ese debate, manifestó su deseo de que ningún grupo parlamentario apoye al Gobierno.

"Espero que ningún grupo de la Cámara apoye al Gobierno para defraudar las expectativas en materia de regeneración democrática y para defraudar la propia ley de incompatibilidades, y que todos los grupos apoyen un mayor seguimiento de las incompatibilidades, una mayor separación entre lo público y lo privado, y una mayor independencia de la Oficina de Conflictos de Intereses", planteó.

Para Llamazares, el 'caso Taguas' es la primera ocasión de esta legislatura en que el Gobierno es "cogido en un renuncio". A su juicio, el Ejecutivo "renuncia" a la regeneración política y "da cobertura en fraude de ley a una decisión a todas luces incompatible, la decisión de una persona que estaba en La Moncloa decidiendo sobre cuestiones económicas, y que ahora se pasa al sector económico".

Asimismo, explicó que IU quiere reformar la ley para que no sea posible "defraudarla", con un desarrollo reglamentario de la Ley de Incompatibilidades, "todavía pendiente por falta de voluntad política del Gobierno", y con la independencia de la Oficina de Conflictos de Intereses, que permita una "aplicación cabal de esta ley".

En su opinión, por la vía actual el Gobierno utiliza esta Oficina para "justificar y para entrar en fraude de ley" en materia de incompatibilidades, y agregó que "está más al servicio de La Moncloa que de los ciudadanos". "Es una cuestión importante y veremos con qué apoyos cuenta el Gobierno", puntualizó.

Además, adelantó que su formación propone una serie de medidas frente a los lobbys, para "hacer transparentes este tipo de influencias en el ámbito político y parlamentario". Añadió que otras legislaciones en Europa lo hacen, por lo que España "debe homologarse" a esas legislaciones de transparencia.

Sobre el informe esgrimido por el Gobierno para asegurar la compatibilidad de este fichaje, Llamazares consideró que Taguas "tuvo a bien decir públicamente que ya se había encargado él de enterarse de si estaba en incompatibilidad o no", algo que calificó de "relación de privilegio" entre La Moncloa y la Oficina para las Incompatibilidades.

"Ese no es un buen funcionamiento en la lucha contra las incompatibilidades, en la lucha por la regeneración y la transparencia democrática. Esta Oficina debe ser independiente del Gobierno. No es un problema de la ley, y la decisión se sitúa más en el interés del Gobierno por darle la compatibilidad a Taguas, que en la aplicación de la Ley de Incompatibilidades", expuso.

Por todo ello, el líder de IU insistió en que esta Oficina y el Gobierno "convierten la ley en papel mojado", y añadió que "no puede ser" que esta ley sea la del "embudo" y que cuando se está en el Gobierno todo es compatible, mientras cuando estaban en la oposición, todo era incompatible.

CRISIS ECONÓMICA

Por otro lado, Llamazares aprovechó para criticar al Gobierno por su "pasividad" a la hora de afrontar la crisis económica. Según dijo, ya se ha alcanzado la mitad del "período de confianza" que se le suele dar a un nuevo Gobierno, "y da la impresión de que éste está desacelerado".

Así, aseguró que ante la situación de crisis el Gobierno está "entre la confusión y la pasividad en relación a las principales políticas del país, a la política económica, laboral, financiación autonómica", y lamentó que no sea "capaz de tomar la iniciativa".

Llamazares indicó que hay que "adoptar medidas" desde las fuerzas políticas parlamentarias para superar esta situación, porque el Gobierno, "lejos de tomar iniciativas claras con respecto a la crisis, mira hacia otro lado e incluso a veces revisa sus propias iniciativas".

"Hoy hemos visto con extrañeza que el Gobierno revisa la única iniciativa en materia de políticas activas de empleo frente a la crisis. En otras ocasiones da la impresión de estar encubriendo su inactividad a través de la retórica, ya que llama la atención que el ministro de Trabajo dedique tanto tiempo a la retórica frente a la inmigración, y tan poco a la iniciativa en materia de política económica y laboral", explicó.

En este sentido, habló de un Gobierno "desacelerado, confuso, que revisa sus propias propuestas y que hace de la retórica la cortina de humo para no afrontar la crisis". Añadió su intención de adoptar medidas políticas y parlamentarias para que el Gobierno "afronte y reconozca" la crisis económica.

Finalmente, señaló que es "urgente" que el Gobierno adopte medidas frente a la crisis económica y frente a sus efectos en materia productiva y de empleo. "Que el Gobierno empiece a gobernar, tome las riendas de la crisis, aterrice y adopte medidas sociales y económicas para mejorar la situación de la gran mayoría de los ciudadanos", sentenció.