Llegan a juicio los responsables de la rehabilitación del edificio que se desplomó en Olot (Gerona) y causó dos muertos

 

Llegan a juicio los responsables de la rehabilitación del edificio que se desplomó en Olot (Gerona) y causó dos muertos

Actualizado 18/09/2008 17:52:31 CET

GeRONA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de las obras de rehabilitación del edificio que se desplomó en Olot (Gerona) y provocó a la muerte de dos personas en 2001 se sientan desde hoy en el banquillo de los acusados del Juzgado Penal número 5 de GErona. Los procesados son el promotor, un aparejador y los cuatro responsables de la empresa encargada de la reforma.

El abogado de la acusación particular, Joan Cañada, pide dos años y medio de prisión para cada uno por dos delitos de homicidio por imprudencia y otro de lesiones, así como una indemnización de más de 500.000 euros para los familiares de los fallecidos. Sin embargo, la Fiscalía sólo solicita una multa por una falta de imprudencia leve.

El juicio, que a petición de las partes se celebra a puerta cerrada, debe esclarecer si las medidas de seguridad del edificio eran las adecuadas y si el accidente pudo evitarse. La letrada del promotor, Josep. A.C., sostiene que sí se tomaron las precauciones necesarias.

Sin embargo, Cañada mantiene que el derrumbe se debió a la falta de medidas de seguridad porque, entre otras cosas, no se habían apuntalado los forjados --el relleno con el que se hace las separaciones entre los pisos--, según los informes periciales que presentará en el juicio.

DERRUMBE EN EL CENTRO DE OLOT.

El 24 de mayo de 2001, los Bomberos de la Generalitat fueron alertados sobre las 18.20 horas de que se había derrumbado un edificio de tres plantas en el número 13 de la calle Major de Olot, cerca de la plaza Major.

En el momento del derrumbe, había tres personas en el inmueble --los dueños de la tienda de la planta baja y un paleta--, que quedaron atrapados bajo los cascotes y obligó a los servicios de rescate a retirar a mano los escombros. Además, se desalojaron los edificios colindantes por precaución.

Sobre las 22 horas de ese mismo día, rescataron con vida al propietario de la tienda 'Casa Massó', Josep Maria B., de 82 años, que fue evacuado al Hospital Josep Trueta de Girona, donde evolucionó favorablemente de sus heridas. En cambio, su mujer, Francisca G., de 73 años, y José M., de 57, fueron encontrados muertos entre las ruinas poco antes de la medianoche.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies