Lokarri muestra su "decepción" por el encuentro Ibarretxe-Zapatero y apuesta por la consulta para "superar el bloqueo"

Actualizado 20/05/2008 20:28:08 CET

BILBAO, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Lokarri mostró hoy su "decepción" por el resultado del encuentro mantenido por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y reclamó que la sociedad vasca "debe tener la oportunidad de pronunciarse para superar el bloqueo". En este sentido, insistió en que "ha llegado el momento de convocar una consulta popular", lo que a su entender debería hacerse con "el mayor consenso posible".

En un comunicado, explicó que, a pesar de "las escasas posibilidades" que ofrecía el encuentro de esta mañana, mantenía "la esperanza de que fuese un primer paso para abrir un proceso de diálogo que permitiese poner las bases para un acuerdo sobre la convivencia".

En este sentido, advirtió de que la situación actual es "muy complicada". "ETA ha vuelto a la lucha armada en una notoria vulneración de los derechos humanos y de la voluntad de la sociedad vasca. Las imágenes del pasado regresan con fuerza, incluyendo los atentados mortales, y la sociedad vasca está más necesitada que nunca de crear nuevas oportunidades para que sean posibles la paz y una convivencia democrática sin exclusiones", insistió.

Para Lokarri, "la negativa" de Rodríguez Zapatero a la "hoja de ruta" propuesta por el lehendakari es "legítima", pero "lo que no es aceptable es que dicha negativa no vaya acompañada de una propuesta alternativa o que la planteada sea de imposible realización".

De este modo, señaló que, cuando el presidente del Gobierno manifiesta que "no respalda la iniciativa" del Ibarretxe porque "no tiene un amplio consenso" en Euskadi, "está ejerciendo el derecho a veto". En este sentido, indicó que, si PP y PSE "se niegan a iniciar un proceso de diálogo que culmine en un acuerdo, es imposible plantear una propuesta que cuente con un consenso amplio". Por tanto, a su entender, Rodríguez Zapatero "está tratando de imponer una condición de imposible cumplimiento".

En este contexto, subrayó que "una mayoría social quiere el fin de la violencia, la puesta en marcha de un proceso de diálogo, la definición de un acuerdo de convivencia sin exclusiones y el reconocimiento de la capacidad de la sociedad vasca para pronunciarse por medio de una consulta popular". Según censuró, "el mantenimiento de esta situación de bloqueo hace caso omiso de las voluntades sociales mayoritarias".

MANTENER CAUCES DE COMUNICACION

Lokarri considera necesario "despejar el panorama" y "clarificar democráticamente cuáles son los deseos de la sociedad vasca", de modo que "la voluntad democrática de la ciudadanía vasca cree las condiciones que hagan imposible mantener estrategias basadas en la violencia o el no-diálogo".

"Tal y como propusimos en marzo de 2007 ha llegado el momento de que se convoque una consulta popular en la que la sociedad vasca tenga la capacidad de desbloquear esta compleja situación asentando los principios para una convivencia pacífica y democrática", reiteró.

Asimismo, apostó por que, a pesar de que "estos intentos de diálogo y acuerdo no han fructificado", se mantengan abiertos "todos los cauces de comunicación, especialmente entre los partidos políticos vascos, para que la convocatoria de una consulta pueda hacerse con el mayor consenso posible".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies