López Aguilar dice que la reforma judicial no intenta satisfacer intereses de los funcionarios, sino de los ciudadanos

Actualizado 27/01/2006 21:07:50 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, afirmó hoy en el Congreso de los Diputados que la Justicia de Proximidad "no pretende conciliar los intereses de los funcionarios, sino satisfacer a los ciudadanos", en referencia a las críticas manifestadas por algunos profesionales del mundo judicial respecto a esta reforma del Gobierno. Muy por el contrario, según él, la creación de los 'juzgados de proximidad' contribuirá a la "descarga de trabajo para la primera instancia judicial".

Así lo manifestó el titular de Justicia en su intervención durante la clausura de las conferencias sobre la "Justicia de Proximidad" en la Cámara Baja. Este tipo de juzgados, añadió, no fragmentarán ni romperán la unidad del Poder Judicial, como "de forma obsesiva asegura el PP y sus coaligados del mundo del 'Planeta Justicia'".

Además, sostuvo, los populares "han intentado hacer de la Justicia de Proximidad un ataque al Poder Judicial, a la independencia de los jueces e, incluso, a los derechos del justiciable". En su opinión, se trata de "exageraciones habituales en el PP y la derecha que no resisten el más mínimo análisis".

La Justicia de Proximidad, agregó, contribuirá a evitar la sobrecarga de asuntos pendientes en los juzgados ordinarios, que es el "colesterol que obstruye la capacidad de rendimiento de todos los escalones" judiciales. "Todo el sistema judicial padece de lentitud e ineficiencia, lo que redunda en inseguridad jurídica" para los ciudadanos.

En este sentido, López Aguilar calificó de "irrazonable e intolerable" que el Tribunal Supremo tenga "decenas de miles" de casos pendientes, cuando es un órgano "constituido por la integración de cinco salas y 90 magistrados bien retribuidos".

En muchas ocasiones, añadió, ha tenido que interceder para pedir que no se encarcele a personas que fueron juzgadas por un solo delito "hace 23 años", que ahora está "más que insertada en la sociedad", pero que por la lentitud con la que fue tramitada el recurso a su condena por el Tribunal Supremo, deben ingresar ahora en prisión. "No es lógico", aseveró.

Los 'juzgados de proximidad' también contribuirán, en su opinión, a descongestionar al Tribunal Constitucional, que se encuentra "saturado". El ministro recalcó que este tribunal tiene como función asegurar si las leyes aprobadas por el Parlamento son constitucionales y no, "como sucede tan a menudo", dedicar "el 97% de su tiempo a desestimar el 98% de las sentencias" que recibe.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies