Madina se descarta para liderar el PSOE y dice que, con 90 escaños, habría dimitido

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Madina se descarta para liderar el PSOE y dice que, con 90 escaños, habría dimitido

Eduardo Madina en el discurso de investidura
EUROPA PRESS
Publicado 11/11/2016 12:39:34CET

Espera que PSOE y PSC "caminen juntos con un acuerdo modernizado" y dice que a él le emocionan las banderas sociales, no las nacionales

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El diputado socialista vasco y ex candidato a liderar el PSOE, Eduardo Madina, ha insistido este viernes en que no volverá a postularse a la Secretaría General de su partido y ha sido muy crítico con la etapa de Pedro Sánchez porque considera que en ella está la clave de que el partido haya caído hasta los 5,3 millones de votos.

Es más, ha asegurado que si él hubiese sacado 85 o 90 diputados --los que sacó el PSOE en junio de 2016 y en diciembre de 2015, respectivamente-- habría dimitido, no se habría "dado por satisfecho" y "nunca hubiera intentado vías alternativas" porque fue el peor resultado de la historia del PSOE.

A su modo de ver, en estos dos años hubo "cierto desestimiento de la envergadura del proyecto del PSOE, de la vocación de ser primera fuerza" y un "exceso de mirada" hacia Podemos. A su juicio, fue en ese sentido en el que el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, habló de que el PSOE se estaba "podemizando". Madina no cree que el PSOE esté 'podemizándose'.

Y en cuando a si Podemos "bebe de la misma fuente" que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, como dijo la andaluza Susana Díaz, cree que se refería al "discurso de la existencia de un establishment o una casta contra la que él se presentaba", pero no a que los de Pablo Iglesias tengan un discurso machista, racista o xenófobo como Trump, porque no es así. Y ha añadido que algunos dirigentes de Podemos, entre ellos Íñigo Errejón, pidieron el voto para Hillary Clinton.

Madina ha aprovechado para pedir a la UE que reaccione para evitar el contagio de Estados Unidos a Francia --con el Frente Nacional el próximo mayo-- apostando por la cohesión social más que por el "sacrosanto déficit". También ha dejado claro que aunque Podemos plantee el populismo desde un punto de vista "positivo", él no se siente cómodo con "formulaciones mágicas".

"EL ESCENARIO HA CAMBIADO PORQUE EL PSOE ESTABA MAL"

Volviendo a España, ha dicho que a él no le vale el análisis de que "el PSOE está mal porque el escenario ha cambiado", sino más bien cree que "el escenario ha cambiado porque el PSOE estaba mal". Es decir, "siempre hubo UPyD, siempre hubo IU" pero el PSOE siempre estuvo muy por encima.

LA CLAVE DEL DECLIVE, EN ESTOS DOS AÑOS

De hecho, no cree que el declive del PSOE tenga su origen en los ajustes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, porque un año después hubo elecciones y sacaron más de 7 millones de votos y 110 diputados. "La clave ha estado en estos dos años finales, en los que Podemos pasó de tener cinco diputados en el Parlamento Europeo a 71 en el Congreso", ha argumentado.

Madina, que en 2014 perdió el congreso contra Pedro Sánchez, ha afirmado que él se presentó "de forma libre" y cuando perdió optó por callarse para "no molestar" y no ir "a Salvados a contar nada", en alusión a la entrevista que concedió Sánchez tras dejar su acta de diputado. "Cada uno elige su manera de estar", ha añadido.

Y aunque ha admitido que hubo gente a la que echó de menos en el Congreso, ha remarcado que si perdió fue por sus errores personales, porque Sánchez fue capaz de "trenzar alianzas" que él no supo llevar a cabo. Eso sí, también ha señalado que no sabe qué acordó Sánchez con nadie y que "hacer las cosas de forma libre y autónoma suele ser una buena vía".

Preguntado si cree que Sánchez tiene opciones de volver a intentarlo, se ha mostrado convencido de que "el PSOE va a mirar hacia adelante" y ha dejado claro que eso vale para Sánchez pero también para él mismo, que no va a volver a presentarse.

Según ha dicho, su referente intelectual y político en el partido es Javier Fernández, que ahora es el presidente de la gestora, y ha señalado que los socialistas del norte tiene "códigos un poco intangibles" que les llevan a entenderse mejor.

También ha relatado que en sus inicios como socialista vasco él quería "imitar al PSC" porque , en una comunidad de "identidades complejas" como Cataluña, era un partido "con un modelo de país". De hecho, cree que los esfuerzos del PSE para imitarlos ayudaron a que Patxi López fuese lehendakari.

CON EL PSC, "CAMINAR JUNTOS"

Por eso, ha afirmado que le gustaría que el PSC "recuperara la tonalidad, la fuerza y la representación institucional" de otros tiempos.

A su juicio, el PSC "tiene que reflexionar" sobre por qué decidió no aceptar el resultado de una votación en la que participó --la de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy--.

Sin embargo, espera que la reunión que tendrán la semana que viene Fernández y el líder del PSC, Miquel Iceta, sea para "mejorar" el pacto con el que se relacionan. "Espero que sigamos caminando juntos, con un acuerdo modernizado", ha dicho cuando se le ha preguntado si es partidario de que el PSC no participe en los órganos de dirección del PSOE.

En cuanto a si él considera a Cataluña una nación, ha dicho sentirse "cómodo" con la expresión "nacionalidad" y ha defendido que la socialdemocracia "habla mejor cuando habla de ciudadanos y Estados, no de naciones enfrentadas".

Así, ha dicho que él prefiere "espacios públicos más laicos, más agnósticos" y no entrar en "el ámbito íntimo de que cada uno sienta lo que crea que es" y "que nadie juzgue a los demás por las banderas o las identidades". "He intentado sentir emoción por banderas nacionales y sólo la siento por las sociales, no sé pasar de ahí", ha señalado.

EGUIGUREN HABLÓ CON OTEGI, Y "FUE BUENO"

Por último, preguntado si él se reuniría con el líder abertzale Arnaldo Otegi, ha señalado que nunca lo ha hecho, pero sí lo hizo el que fue presidente del PSE, Jesús Eguiguren "y aquello fue bueno para un proceso de paz que terminó con el anuncio del fin de ETA en 2011". Y ha añadido que en el Parlamento hablan todos y que, tras el fin de ETA, "la normalidad institucional ha venido para quedarse".

En cuanto al intento, el pasado 20 de octubre, de consensuar una declaración institucional sobre el fin de ETA, ha señalado que no fue posible porque "el PP lo vetó". "Todos hicimos un esfuerzo t el PP no lo hizo cuando podía haberlo hecho, celebrar eso es de todos", ha remarcado.

Por último, ha criticado al diputado de ERC Gabriel Rufián, por sus ataques al PSOE en la sesión de investidura y ha avisado a este partido de que puede perder el prestigio de sus siglas. "Debemos replantearnos en qué nos hemos convertido si no nos insulta la gente que nos debe insultar", ha dicho recuperando palabras del director de cine David Trueba.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies