Manos Limpias y Ausbanc aprovecharon la "cobertura" de los consumidores para "coaccionar" a bancos

Actualizado 18/04/2016 22:10:48 CET

Pineda "manejaba" a Miguel Bernad y tenía el "control total" de la organización, con ramificaciones en Venezuela, Colombia y Miami

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

  El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz considera que el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, aprovechó la "cobertura" de la defensa de los consumidores para "coaccionar" a entidades bancarias, alcanzar "acuerdos económicos enmascarados" en contratos publicitarios y conseguir un beneficio "personal" utilizando en su provecho a Manos Limpias.

Así lo hace constar el magistrado en el auto en el que acuerda el ingreso en prisión incondicional del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, ante el temor de que huyan, al disponer de "infraestructura empresarial y capital económico en el extranjero" que les permitirían emprender una vida fuera de España.

El magistrado añade que desde noviembre se ha detectado el "uso habitual" de Manos Limpias por parte de Ausbanc en cuatro casos 'Nóos', los 'ERE' contra Unicaja, el Sabadell y Facua. Pedraz considera que presumiblemente hay más casos pero "no se ha podido llegar a ellos dadas las filtraciones producidas en la causa".

El juez detalla que la organización estaba dirigida por Luis Pineda y que este utilizó la "cobertura" de Ausbanc en defensa de los consumidores para "presionar" a entidades y obtener un beneficio económico ilícito. Esta actuación quedó confirmada en las declaraciones ante la Policía de responsables del BBVA, Caja Madrid, Credit Services y Novagalicia.

El presidente de la asociación era el encargado de "presionar" a los bancos a cambio de no hacer mala publicidad o de interponer demandas judiciales, así como de alcanzar los acuerdos económicos "enmascarados en contratos publicitarios, utilizando a su vez al sindicato Manos limpias para reforzar las coacciones".

Ausbanc se comprometía a rebajar sus pretensiones e incluso a archivar sus demandas "en detrimento de sus asociados". "Para reforzar la presión contra las entidades y lograr los acuerdos económicos empleaba a Manos Limpias, al cual financia, para ejercer la acusación popular, valiéndose para actuar de tal manera de los recursos propios del sindicato, contando con el apoyo y beneplácito de Miguel Bernad, a quien Luis Pineda, en cierto modo, controla y maneja".

En un segundo nivel, se encontraban varias personas bajo la supervisión de Pineda, como eran el tesorero de Ausbanc empresas Alfonso Sole Gil; el director de Ausbanc editorial internacional y adjunto a la presidencia de Ausbanc, Ángel Garay; y "puntualmente" Francisco Javier Villacañas, director de la revista El Club de la Vida Buena, aprovechando su relación con Miguel Bernad.

En un tercer escalón, estarían aquellos cargos de Ausbanc que formaban parte de la junta directiva o controlaban una delegación territorial y tenían un "rol muy supeditado" a las decisiones de Pineda. Finalmente, se encontrarían otros cargos menores que conocen las "prácticas" investigadas pero no tienen "poder de decisión" y actuaban bajo las órdenes del presidente. "Pineda ejercía el control total", agrega.

SOCIEDADES SIN ACTIVIDAD COMERCIAL

Ausbanc, que recibía también subvenciones por su condición de asociación sin ánimo de lucro, desvió "gran parte" de los fondos a su "beneficio personal" o a sociedades del grupo --Ausbanc empresas, Ausbanc consumo, Ausbanc Madrid--, que llegaron a recibir más de 7,1 millones de euros en los últimos cinco años.

En concreto, la organización tenía ramificaciones en Colombia y Venezuela --a través de Periódico Mercado de Dinero--, Estados Unidos --Mdusa International Media grous con domicilio en Miami--. "Es Ausbanc quien sustenta y nutre de capital a las empresas vinculadas, puesto que apenas tienen actividad comercial fuera del círculo Ausbanc", precisa.

El instructor relata los movimientos constantes de capital entre las empresas del grupo Ausbanc, con lo que buscaban "poder cuadrar los balances y los trasvases de dinero", y añade que esta asociación distraía fondos en concepto de arrendamientos y que incluso Ausbanc Empresas compró un inmueble en Estados Unidos.

Finalmente, el auto pone de manifiesto que la última vía de financiación radicaría en la venta a entidades financieras de los llamados 'ITCRA' (Informe Trimestral de Consultas y Reclamaciones) con las quejas y reclamaciones de los consumidores y por los cuales obtendría "cuantiosos" beneficios. El juez sospecha que "camuflarían" acuerdos en perjuicio de sus asociados o los logrados fruto de la presión ejercida vía Manos Limpias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies